Martes, 15 de Enero de 2008

La inflación más alta en doce años

El IPC cerró 2007 en el 4,2%, castigado por la subida de los alimentos y los combustibles

VIRGINIA ZAFRA ·15/01/2008 - 22:43h

Los precios de la leche, el pan, el pollo, los combustibles y la hostelería se dispararon el año pasado y provocaron la mayor subida de la inflación de los últimos doce años.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió un 4,2%, la cota más alta de cualquier diciembre desde 1995 y que está a años luz del 2% previsto por el Gobierno a principios de año y 1,2 puntos por encima de la media de la eurozona. Es también la cifra más elevada de la última legislatura, aunque al mismo nivel que la de enero de 2006.

El fondo de las subidas hay que buscarlo en el extraordinario encarecimiento de los cereales y el petróleo, que se tradujeron en desviaciones sustanciales de precios en los alimentos y en el transporte, precisamente los factores que más pesan en el cálculo del IPC.

En concreto, el transporte personal añadió 1,03 puntos a la subida del IPC; el turismo y la hostelería, 0,58 puntos; la leche, 0,36 puntos; el pan, 0,26 puntos, y la calefacción y la luz, 0,25 puntos.

Por sectores, la mayor subida interanual correspondió a transportes (7,1%) y alimentos (6,6%), y las únicas bajadas fueron las de medicina (2,1%) y las de ocio y cultura (0,8%).

Mala vuelta del verano

Todos esos elementos incidieron principalmente en los últimos cuatro meses del ejercicio, en los que la inflación pasó del 2,2% que marcaba en agosto a ese 4,2% en que terminó diciembre. Y el chaparrón parece estar lejos de amainar. Los expertos coinciden en que se mantendrá en tasas similares durante el primer trimestre de este año y que a partir de ahí empezará a moderar.

Pese a superar con mucho sus peores pronósticos, el Gobierno se mostró ayer tranquilo con la evolución de la inflación y se esforzó en explicar que se debe a factores ajenos a la economía española que no se repetirán durante 2008. Eso, unido a que la inflación subyacente -la que excluye alimentos frescos y productos energéticos- quedó en el 3,3%, le permitió augurar que el dato de 2007 no tendrá efectos de segunda ronda.

Eso supone en la práctica que el Gobierno está convencido de que esa subida es meramente coyuntural y no se trasladará al conjunto de la economía.

Más poder adquisitivo

El apunte más optimista de la desviación de precios lo aportó el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que subrayó que la inflación media de 2007 -diferente a la del cierre del año- se situó en el 2,8% y, por tanto, permitió a los trabajadores incrementar 1,2 puntos su poder adquisitivo, ya que los salarios subieron un 4,05%.

 

Noticias Relacionadas