Lunes, 9 de Mayo de 2011

Un bipartito difícil de derrotar

Abel Caballero (PSOE) y Corina Porro (PP) se disputan la alcaldía de Vigo

MARIOLA MORENO ·09/05/2011 - 08:30h

Abel Caballero

Candidato por el PSdeG-PSOE 

Abel Caballero (Ponteareas, 1946) ha sido ministro de Transportes, diputado en el Congreso y en el Parlamento Europeo. De 2005 a 2007 presidió la Autoridad Portuaria de Vigo, hasta que accedió a la Alcaldía en coalición con el BNG.  

Corina Porro

Candidata por el PP 

La carrera política de Corina Porro (Ferrol, 1953) se remonta a 1995, como concejala de Vigo. En 2001 fue conselleira de Servicios Sociales, cargo que abandonó para ocupar la Alcaldía en 2004. En la actualidad es la presidenta de la Autoridad Portuaria de Vigo. 

.................................................................

Se vende mobiliario de despacho; poco uso, precio negociable. Valor de mercado: 375.000 euros". El PSOE de Vigo que gobierna en coalición con el BNG abrió al público a finales de abril el despacho de la ex alcaldesa de la ciudad, Corina Porro. Su intención era mostrar el "lujo" con el que la exregidora (2004-2007) y actual candidata municipal del PP decoró las dependencias municipales adquiridas durante la última etapa de su mandato. Los socialistas, que no se dan por satisfechos con el "pasen y vean", han etiquetado con el precio cortinas, sillas, alfombras, lámparas, cojines y cuadros.

Mientras que la idea del Gobierno municipal es sacar a subasta "con fines benéficos" los objetos adquiridos en la época de Porro con cargo a los Presupuestos municipales, el PP califica el gasto de "austeridad productiva". En un comunicado, la candidata conservadora aseguró que, por ese precio, pagó los muebles y la rehabilitación "íntegra" del edificio histórico, de 2.750 metros cuadrados, que alberga el concello. Una reforma al ventajoso precio de 137 euros el metro cuadrado, una ganga que, según el PP, convierte a Porro en "una gran gestora".

Una vez desenterrado el hacha de guerra, el PP trata de repeler el golpe "tirando de hemeroteca". Acusa al alcalde socialista y candidato a la reelección, Abel Caballero, de "mentir a la ciudadanía".

"Mentiras" del PSOE

En "más de 20 cuadernos elaborados con recortes de prensa", el PP presentó la semana pasada un informe titulado Las 104 mentiras de Caballero durante el mandato. El documento es "una muestra del desgobierno" de la ciudad. "[El alcalde] prometió muchas cosas, pregunten si están en marcha", denuncian.

"Caballero carece de credibilidad para realizar nuevas promesas", arremeten. La critica que encabeza el listado es la evolución desfavorable del desempleo en la principal ciudad industrial gallega. Los conservadores se burlan abiertamente del lema de campaña de los socialistas, Falan os feitos (Hablan los hechos), y tildan de "vergonzosa" la labor del alcalde, de quien han dicho que "sale a más de una mentira por semana". Según el número dos del PP en Vigo, José María Figueroa, "el candidato del PSOE se dedica a repartir panfletos con sus logros en una muestra de desesperación porque sabe que va a perder la alcaldía". "Vigo padece un desgobierno absoluto desde 2007", critica el PP para arremeter contra el bipartito.

El actual pacto de gobierno entre PSdeG y BNG vuelve a ser la excusa del PP para no medirse con sus rivales políticos en campaña. En Vigo no habrá debates electorales porque la alcaldable conservadora dice que sólo se enfrentará con un "candidato que tenga un programa único", ya que, según arguye, nacionalistas y socialistas "sólo tienen posibilidad de gobernar en coalición". Socialistas y nacionalistas creen que la negativa responde a la "ausencia de programa" del Partido Popular.

El candidato socialista destaca, en cambio, por su populismo y su controvertida forma de hacer política. Caballero, exministro con Felipe González, es un defensor a ultranza de Vigo y es frecuente oírle hablar del "lobby del norte", para referirse a empresarios coruñeses que tratarían de desprestigiar a la eterna rival del sur.

En cuatro años, el regidor ha centrado su gestión en la "humanización" de calles. Nada menos que 90 millones de euros sufragados casi en un 80% con cargo al Plan E ha gastado Vigo en adecentar calles y aceras. Su política de masas le lleva a acudir a televisiones y radios puntualmente cada semana. Son habituales también las entrevistas radiofónicas en las que recibe llamadas de los oyentes que le emplazan a arreglar el alumbrado de su barrio o a podar este árbol o aquél, peticiones de las que el alcalde "toma nota".

Esa proximidad a los ciudadanos es la que le ha conferido la autoridad suficiente para sacar a la calle a miles de vigueses, como sucedió el año pasado, en señal de protesta contra la fusión de las cajas gallegas (Caixa Galicia, con sede en A Coruña, y la viguesa Caixanova). Y que, sin embargo, no le impidió defender lo contrario apenas unos meses después. Caballero tiene una forma particular de ser que le ha enfrentado a la Xunta, pero también a compañeros de partido, como su homólogo de A Coruña, Javier Losada.

La fuerza de los bipartitos

Rencillas al margen, los ciudadanos respaldarían la labor realizada por socialistas y nacionalistas en Vigo. Así lo reflejan los sondeos publicados durante las últimas semanas. Tanto PSOE como BNG obtendrían idénticos resultados a los conseguidos en 2007: nueve y cinco concejales respectivamente. Al contrario de lo sucedido con el Gobierno bipartito en la Xunta (2005-2009), la sintonía entre ambos socios ha sido una constante, lo que explicaría la valoración de los ciudadanos.

Mantener Vigo, la ciudad más poblada e industrial de Galicia, supondría un respiro para el secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez. Los sondeos publicados hasta la fecha prevén que los socialistas mantendrían el control de las principales ciudades gallegas en las que gobiernan junto al BNG (Santiago, A Coruña, Ourense, Pontevedra) y que seguirían dirigiendo en solitario Ferrol y Lugo.

Consciente de la fuerza de los bipartitos municipales, el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, trata de vincular estas alianzas al despilfarro de fondos públicos, denunciando la "duplicidad del gasto" que, a su entender, acarrean los gobiernos de coalición.

El tercero en liza

Santiago Domínguez (BNG)

La buena sintonía de que han hecho gala durante la legislatura PSdeG y Bloque se ha tensado en los días previos al arranque de campaña. El candidato del BNG a la Alcaldía y teniente de alcalde de Vigo, Santiago Domínguez, se ha enfrentado al candidato socialista por la llegada de la alta velocidad a la ciudad. Las infraestructuras gallegas copan buena parte del debate político autonómico, aunque es el empleo el eje central del programa electoral en el Bloque vigués para consolidar Vigo como "enclave económico, industrial y de servicios en el conjunto de la economía gallega y del norte de Portugal". Domínguez se enorgullece de haber cumplido el "90%" del programa del BNG en las municipales de 2007.

Noticias Relacionadas