Lunes, 9 de Mayo de 2011

Zapatero apela a los jóvenes para evitar la marcha atrás

Pide el voto para preservar las políticas sociales y los derechos civiles

GONZALO LÓPEZ ALBA ·09/05/2011 - 01:00h

A José Luis Rodríguez Zapatero se le nota que está disfrutando esta campaña electoral. Seguramente más que ninguna otra, por la libertad que le ha dado el anuncio de su retirada y por la oportunidad que está teniendo de reivindicar su legado. Para mayor simbolismo, ayer pudo hacerlo en la ciudad donde, tras la muerte de Franco y siendo todavía un adolescente, decidió afiliarse al PSOE después de escuchar en un mitin a Felipe González. Él mismo lo confesó: "Estoy de buen humor, a pesar de las cosas que dicen los del PP de mí".

"A Asturias hemos de ir", dice el estribillo de la canción. Y, por si no bastara con una vez para cumplir, por dos veces será esta comunidad estación de parada de la caravana electoral del PSOE. No es de extrañar porque, como viene a confirmar el Publiscopio, es uno de los gobiernos socialistas en peligro.

"Son menos, pero votan más"

"Están divididos, pero no son frágiles, porque tienen movilizado hasta el último reservista. Son menos, pero votan más", advirtió el candidato autonómico, Javier Fernández, ante la situación creada por la irrupción de Álvarez-Cascos con un nuevo partido. Ante este incierto horizonte, ayer se desplazó Zapatero a Gijón y el miércoles acudirá José Blanco a Langreo.

La intervención de Zapatero, ante unas 5.000 personas, se atuvo al guión de sus mítines anteriores. Un discurso estructurado en tres bloques: repaso a las inversiones de su Gobierno en el territorio y apoyo a los candidatos locales; explicación de las causas de la crisis económica y defensa de sus reformas, con reivindicación del orgullo de pertenecer al PSOE; y, para terminar, pellizcos a Mariano Rajoy, en función de la actualidad y de la guía de campaña del PSOE.

Dice que en lo único en que está "centrado" el PP es en atacarle a él

Ayer, apeló a los jóvenes, "que viven en un país que puede dialogar con los países más desarrollados", para evitar que gane el PP porque "si gobernara, iríamos hacia atrás en las políticas sociales" y habría un recorte en "los derechos civiles".

A la crítica de Rajoy de que le falta "cuajo", respondió que esa cualidad se demuestra comprometiéndose con "el interés general", pero cuando ha hecho falta para combatir la crisis, el PP "ha puesto zancadillas en vez de arrimar el hombro".

"No juegan con respeto"

Además, insistió en la estrategia de identificar al PP con "la derecha más a la derecha de Europa", juicio que argumentó en las siguientes razones: "Usa la lucha contra el terrorismo en el combate político; no respeta como hay que respetar al Tribunal Constitucional, que es una institución fundamental; no apuesta por los derechos sociales y no juega con el respeto que todos los ciudadanos deseamos ver".

El broche al enunciado de este rosario de pecados democráticos lo puso con una ironía ensayada la víspera por Rubalcaba a partir del lema electoral del PP: "Centrados en ti". "En el único en el que están centrados es en mí, en atacarme y en decir que la culpa de todo es de Zapatero", dijo recreándose.

El presidente sostuvo que a la derecha "sólo le interesa ganar" y, si lo logra, el 22-M se recordará como el principio del "desmantelamiento" del Estado de bienestar, ya que la mayoría de las políticas asociadas son competencia de los gobiernos autonómicos. "Pido el voto al PSOE para defender el Estado del bienestar", dijo con énfasis.

Y también, vino a decir, para dar una lección de democracia al PP, porque a la derecha "le gusta ganar antes de que se abra el tiempo del partido y ya están celebrándolo". Al PSOE le quedan 12 días para impedirlo.

Noticias Relacionadas