Lunes, 9 de Mayo de 2011

"Nos hacían creer que Maciel no era un pederasta, sino un santo"

Una exlegionaria de Cristo recuerda la vida en la "secta"

J. B. ·09/05/2011 - 08:00h

Nelly Ramírez, exlegionaria de Cristo. REYES SEDANO

"Todos los principios de la propaganda nazi se cumplían con Marcial Maciel. Funcionábamos como una secta. A base de decir una mentira, todos acabamos por creer que Maciel no era un pederasta, sino un santo". Nelly Ramírez, exconsagrada del Regnum Christi (movimiento de laicos dependiente de los Legionarios de Cristo), no podía entender las acusaciones contra el sacerdote mexicano y líder de la orden, pese a que algunas de las noticias venían directamente de sus padres. Pero un día se plantó.

Se atrevió a decir "no". Y conoció los abusos de Maciel. Y se le cayó la venda de los ojos. Y ahora, en proceso de salida de la Legión, Ramírez cuenta en un libro los abusos, el desvío de fondos, el funcionamiento "como el de una secta" de la Legión de Cristo.

"Mientras siga la actual cúpula, no se va a hacer nada", dice esta mujer

En 2008, Ramírez dirigía un colegio de la Legión en León (México), cuando el "número dos" de la congregación, Luis Garza, habló por primera vez de la doble vida de Maciel. "Sólo nos dijo que Maciel tenía una hija", apuntó la exlegionaria durante la presentación de su libro: El Reino de Marcial Maciel. La vida oculta de la Legión y el Regnum Christi (Temas de Hoy).

Cerebro lavado

"Estaba formateada, ni siquiera hice caso de mis padres cuando me pasaron la información", rememora. Pero en 2009, antes de ser destinada a Madrid, entró en contacto con sacerdotes críticos y comprobó cómo algunas cosas que había considerado normales durante su vida en la Legión (el cuarto voto, que establece la obligación de no criticar a los dirigentes y a delatar a cualquier hermano que lo haga, la obediencia al director espiritual...) eran desconocidos por la propia Iglesia. "Estamos aprobados por la Iglesia pero hacemos muchas cosas fuera de ella", indicó la exlegionaria. Como seguir venerando la obra de su fundador, pese a la condena de Roma.

La Iglesia aprueba la Legión, pese a que esta hace muchas cosas fuera de ella

Esta mujer no es la única que ha escrito recientemente sobre los Legionarios. El periodista Jesús Rodríguez publica La confesión (Debate), un análisis que desentraña el presente y el futuro dela congregación.

"Da la impresión de que Benedicto XVI quiere acabar con el rastro de Maciel y purificar la Legión, pero tal vez haya llegado tarde. Y, además, muchos de los colaboradores de Juan Pablo II fueron protectores de la Legión, y aún hoy intentan que no se levante toda la verdad".

En su libro, Rodríguez documenta los "regalos" que la Legión entregaba, cada Navidad, a los cardenales de la Curia, así como la cercanía entre Maciel y Juan Pablo II, quien no quiso levantar una investigación contra su amigo mexicano. "Tuvo que morir el Papa polaco para que Ratzinger, que desde 2001 recopilaba información sobre los abusos, pudiera abrir una investigación", subraya el periodista. "Eso sí: si este Papa muere antes de acabar la misión, la Curia intentará frenar cualquier intento de renovación", concluye.

Noticias Relacionadas