Domingo, 8 de Mayo de 2011

AI critica el uso indiscriminado de minas antivehículo contra Misrata

EFE ·08/05/2011 - 14:30h

EFE - Combatientes rebeldes libios vigilan en la parte libia del paso fronterizo de Wazin, entre Túnez y Libia, el pasado 3 de mayo.

Amnistía Internacional criticó hoy el uso por las fuerzas leales al régimen libio del coronel Muamar al Gadafi de minas antivehículo contra el puerto de Misrata por suponer "ataques indiscriminados" que amenazan a la población civil.

El último ataque a la zona portuaria hizo que se incendiaran varios depósitos de combustible, lo que priva a la ciudad del combustible necesario para los generadores que suministran electricidad a hospitales y otras instalaciones vitales.

"El uso de minas antivehículo contra el puerto de Misrata es una prueba más de la determinación del régimen libio de aislar aún más a los habitantes de esa ciudad del mundo exterior y negarles la ayuda humanitaria que tanto necesitan", afirmó Donatella Rovera, asesora de la principal ONG de derechos humanos.

Según informaciones corroboradas por AI, las minas son transportadas por misiles de 122 milímetros fabricados en China que estallan en vuelo y diseminan cada uno ocho minas antivehículos del tipo 84, modelo A, por una zona muy extensa.

Cada mina va equipada de un paracaídas que activa el arma al tiempo que regula su descenso, explica AI, según la cual los misiles, que tienen un alcance de varios kilómetros, son disparados por lanzaderas de bocas múltiples, cada una dotada de ocho cohetes.

"Esos ataques constituyen una amenaza continua para los civiles. Los misiles no pueden dirigirse a objetivos específicos, sus cargas explosivas se reparten sobre un área muy extensa y las minas no distinguen entre vehículos militares o civiles", denunció Rovera.

Es la segunda vez en una semana que las fuerzas gadafistas atacan con minas el puerto de Misrata. El 29 de abril, colocaron minas marinas a dos o tres kilómetros de la costa y en los accesos a esa localidad.

Mientras tanto las tropas del régimen siguen disparando misiles y otros proyectiles contra el puerto y las zonas próximas desde las posiciones que ocupan en torno a la ciudad, denuncia la ONG.

"Esos ataques sistemáticos contra la única vía para el envío de suministros de tipo humanitario y para la evacuación de los pacientes críticamente enfermos o heridos equivale a un castigo colectivo contra la población de esa ciudad", según la asesora de AI.

Los responsables libios, con independencia del lugar que ocupen en la cadena de mando, "deben ser conscientes de que los culpables de ataques indiscriminados y de un castigo colectivo tal vez tengan que responder un día por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad", advirtió Rovera.