Domingo, 8 de Mayo de 2011

Una escopeta en la feria

Un Real Madrid desinhibido acribilla al Sevilla e impide que el Barça pueda ser hoy campeón. Cristiano, que marcó cuatro goles, supera a Messi con 33. La grada, indignada con los suyos, corea el "¡Manzano, vete ya!"

ENRIQUE MARÍN ·08/05/2011 - 00:00h

Sevilla está de Feria y bastó con ver cómo estaba trazado el círculo central de Sánchez Pizjuán para constatarlo. Nunca una circunferencia fue tan irregular. Como irregular es este Sevilla, incapaz de oponer resistencia a un Madrid que necesitaba liberarse de tanta convulsión acumulada; la descargó en la portería de Javi Varas. Especialmente lo hizo Cristiano, con cuatro goles que le permiten superar a Messi como máximo realizador, con 33 tantos. Una barbaridad.

Conscientes de que el título de Liga es un objetivo inalcanzable por lo poco que resta ya de campeonato, los blancos aspiraban a retrasar el alirón del Barça, aunque también a recuperar la normalidad después de unas semanas excesivamente revueltas. Y así lo hicieron. Desinhibidos y pendientes únicamente de buscar la portería rival, acribillaron a un Sevilla menor. En pleno fin de ciclo, en los últimos coletazos de una de sus etapas más gloriosas, los de Manzano fueron presa fácil para ese Madrid que ejerció de escopeta en la Feria.

Con el tren de la Champions demasiado lejos como para cogerlo si quiera en marcha, el Sevilla tiene que conformarse con amarrar la Liga Europa, algo que aún no ha hecho y para lo que deberá esmerarse. Anoche no lo hizo.

La goleada arrebata el protagonismo a Mourinho, mejor en el anonimato

Sin Champions de por medio, Mourinho hizo un maridaje entre titulares habituales y suplentes eventuales. Con Pepe en su sitio y Özil y Kaká formando línea con Cristiano, escorado a la izquierda, y Benzema en punta. El francés, ausente en el doble enfrentamiento europeo contra el Barça, no marcó, pero su contribución fue decisiva para generar espacios y goles ajenos.

Con el Sevilla a verlas venir, era el Madrid quien llevaba todo el peso del partido. Sin grandes transiciones y con llegadas esporádicas. El marcador lo inauguró un ex sevillista, Sergio Ramos, al rematar un córner envenenado por la zurda de Özil, pero que Javi Varas se comió en su alocada salida. Cristiano, que antes ya había estrellado el balón en el palo, fue asistido de cabeza por Pepe en la frontal del área pequeña y puso el 0-2. Kaká, que juega unas revoluciones por debajo del resto, tuvo tiempo de sobra para acomodar el cuerpo y meterle una rosca al balón que hizo inútil la estirada de Varas: 0-3.

El Sevilla intentó maquillar el resultado cuando el Madrid pisó el freno, pero al primer gol de Negredo, Cristiano respondió con tres. Al igual que ocurriera en San Mamés, Mestalla, Calderón y El Sardinero, el Madrid ofreció su mejor versión y logró su quinta consecutiva fuera de casa. Con Mourinho enredado en una guerra que ni la de los Cien Años, el foco lo acaparó su equipo y bien que le fue. La victoria demuestra que el poderío del Madrid es muy superior al que Mourinho se ha empeñado en querer evidenciar. Al final, quien ha quedado en evidencia es él.

Ficha del partido

2 - Sevilla: Javi Varas; Sergio Sánchez, Fazio, Escudé, F. Navarro (Dabo, m. 10); Capel, Medel, Zokora (Renato, m. 83) Romaric; Kanouté (Alfaro, m. 73) y Negredo.

6 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo; Xabi Alonso (Abidal, m. 58), Lass; Özil, Kaká (Adebayor, m. 56), Cristiano; y Benzema.

Goles: 0-1. M. 21. Córner que saca Özil desde la derecha y Ramos se anticipa de cabeza a Javi Varas. 0-2. M. 31. Centro de Marcelo, Pepe baja el balón de cabeza y Cristiano fusila desde la frontal del área pequeña. 0-3. M. 42. Kaká, de tiro con rosca y ajustado desde la media luna. 3-1. M. 61. Negredo, de tiro con la zurda y que Casillas llega a tocar. 1-4. M. 65. Cristiano aprovecha un error de Negredo. 1-5. M. 70. Cristiano, a pase en profundidad de Özil. 1-6. M. 75. Cristiano, a centro de Benzema. 2-6. M. 84. Negredo, de cabeza y en posible falta.

Árbitro: Mateu. Mostró amarilla a Ramos, Sergio Sánchez, Romaric y Lass.

Pizjuán: 30.000 espectadores.