Domingo, 8 de Mayo de 2011

IU afea a Zapatero que presuma de su política social

JUANMA ROMERO ·08/05/2011 - 00:00h

El 22-M, que salga de las urnas un "Gobierno de ratones". Tranquilidad, que es una metáfora. O, mejor dicho, una parábola del candidato socialista canadiense ya fallecido Thomas Douglas titulada Tierra de ratones y que Cayo Lara adaptó ayer en Zaragoza.

La historia es simple: en un país de ratones, estos siempre votaban a gatos negros o gatos blancos, a veces gatos negros con manchas blancas o gatos nacionalistas. Pero eran gatos gordos que construían ratoneras en las que siempre cabía la zarpa de un gato. Tras años de penurias, de gobiernos de gatos movidos por sus intereses, un ratón protestó: "¿Por qué los ratones tenemos que seguir eligiendo un Gobierno de gatos, por qué no elegimos un Gobierno de ratones?". Total, que ante el imperio de los gatos (PP y PSOE), que lleguen al poder los ratones (IU). O sea, los trabajadores.

La parábola encajaba como un guante con todos los argumentos de campaña del coordinador en estos primeros días de tournée y con el spot electoral. Y también con la principal crítica a José Luis Rodríguez Zapatero que llevó ayer al pabellón Príncipe Felipe de la capital aragonesa próximo auditorio de la III República, bromeó el candidato Miguel Aso: que el presidente del Gobierno presumiese el viernes en León de sus avances sociales.

El PP, "que esté en el monte"

"Sacó pecho de hojalata", le fustigó. El Ejecutivo socialista (como lo habría hecho el PP, vino a decir) ha dirigido el "mayor ataque a los cimientos de la democracia", se ha puesto "al servicio de los poderosos", ha mermado los derechos laborales y sociales, ha "continuado apoyando" la energía nuclear, ha metido a España en la guerra de Libia y brilla por sus cifras del paro. "Zapatero no puede presumir de nada. Sólo de que está cargando la crisis más dura sobre las espaldas y hombros de los trabajadores". Luego llamó al presidente "transformista". Tampoco le aceptó que cargase la culpa de la crisis en José María Aznar. Zapatero es igualmente "responsable" por su política "continuista".

No obstante, Lara no quedó en la total equidistancia. Y menos con respecto a la dureza del PP contra el Ejecutivo por Bildu: "Si quiere estar en el monte, que esté. Hurgar en el tema es ocultar que no tiene propuesta".

Noticias Relacionadas