Domingo, 8 de Mayo de 2011

Las otras voces contra el terrorismo

Colectivos de víctimas apoyan que Bildu esté en las urnas o rechazan la manifestación impulsada por Alcaraz

GUILLERMO MALAINA ·08/05/2011 - 00:00h

Claveles en una concentración de víctimas del terrorismo. - Á. NAVERRETE

Ni todas las víctimas de ETA son contrarias a la participación de la coalición Bildu en las elecciones del 22 de mayo, ni tampoco todas comparten el llamamiento de Voces contra el Terrorismo, de Francisco José Alcaraz, para manifestarse el próximo sábado en protesta por la resolución absolutoria del Tribunal Constitucional.

En el anuncio de la movilización, secundada hasta ahora por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y Dignidad y Justicia, la organización de Alcaraz avala el discurso del ala más extremista del PP en su denuncia de la "continuación de la negociación entre el Gobierno y ETA". "El tiempo vuelve a dar la razón a personas como Jaime Mayor Oreja", sostiene Voces contra el Terrorismo en la convocatoria.

Otras víctimas, sin embargo, opinan todo lo contrario, cansadas ya de que las organizaciones mayoritarias ofrezcan una idea monocolor de todas las personas que han sufrido el azote de ETA en las últimas cuatro décadas. Una de ellas es Gorka Landaburu. El 15 de mayo de 2001, este periodista comprometido en la lucha contra el terrorismo, recibió en su domicilio de Zarautz (Guipúzcoa) un paquete de ETA con una bomba. La deflagración le causó la amputación de varios dedos. Hoy asiste indignado al hecho de que las manifestaciones impulsadas por Voces contra el Terrorismo o la AVT se presenten siempre como un clamor compartido por todas las víctimas.

La asociación de víctimas de Murcia no comparte la sentencia, pero la acata y no irá a la manifestación

"Tienen perfecto derecho a manifestarse, pero no nos representan a todos. Yo nunca he participado en manifestaciones contra el Gobierno de turno. Si hay que manifestarse, hay que hacerlo contra ETA", dice, molesto también por el hecho de que la Justicia sufra continuamente críticas desde distintos flancos según el sentido de sus resoluciones.

"Que la Justicia esté en paz"

En el caso concreto de Bildu, Landaburu lamenta que si la sentencia hubiera impedido su presencia, las asociaciones de víctimas que secundan la marcha del próximo sábado, habrían dicho que "está muy bien". "Pero, como no es así, ahora la culpa es del Gobierno y de Zapatero. Hay que dejar la Justicia en paz", zanja.

Este periodista tampoco comparte la visión que Voces contra el Terrorismo, la AVT y Dignidad y Justicia tienen sobre Bildu, integrada por Eusko Alkartasuna, Alternatiba e independientes abertzales y de izquierdas. Esta víctima de ETA, que afirma hablar con la "sensibilidad" propia de vivir, trabajar y conocer Euskadi, considera que Bildu es "un paso adelante para el final del terrorismo. Y, además, si nos engañasen, hay leyes que permitirían su expulsión de las instituciones", recuerda, en alusión a la última reforma de la Ley Electoral.

Su aplicación garantiza que los representantes electos de Bildu pierdan su acta después de las elecciones, si la coalición resultase ilegalizada más adelante en caso de incurrir en preceptos sancionables por la Ley de Partidos, como negarse a rechazar un atentado de ETA. En definitiva, esto significa que no podría repetirse con Bildu lo ocurrido con ANV, cuyos representantes han conservado sus cargos hasta ahora, pese a que su partido fue ilegalizado por el Tribunal Supremo en 2008, 16 meses después de las anteriores municipales.

"Si hay que manifestarse, hay que hacerlo contra ETA", replica Gorka Landaburu

En cualquier caso, las víctimas consultadas por este diario creen que la situación actual no es similar a la de hace cuatro años con ANV, a la vista, entre otros motivos, de los partidos democráticos que integran Bildu EA y Alternatiba y de la propia evolución de la izquierda abertzale hasta la presentación de los estatutos de su nuevo partido, Sortu, con un rechazo expreso a la violencia de ETA.

El 14 de marzo de 1996, ETA asesinó con una bomba colocada bajo su coche a Ramón Doral, suboficial de la Ertzaintza y uno de sus responsables en la lucha antiterrorista. Su mujer, Cristina Sagarzazu, también defiende que Bildu pueda estar en las urnas e, incluso, asegura que ella habría preferido que la izquierda abertzale se hubiese podido presentar con Sortu, cuyo futuro depende ya del TC tras el rechazo de un dividido TS a su inscripción en el Registro de Partidos.

"No tengo otra solución que creer lo que dicen. Quiero ver el final del túnel, que haya una luz. Yo jamás les voy a votar, pero si dicen que han renunciado a la violencia de ETA... Ahora, es como para agarrarles por el cuello y preguntarles por qué no dijeron todo eso hace 30 años. Pero, bueno, parece que van en serio y lo normal es que puedan estar en las elecciones", dice.

Cristina Sagarzazu tampoco acudirá a la marcha de Voces contra el Terrorismo, aunque comprende que haya otras muchas víctimas que sí lo hagan. "No estoy de acuerdo con la manifestación, pero la puedo entender. El sufrimiento te puede llevar a hacer muchas cosas. Y si te lo tomas por el lado de la venganza, pues... Yo creo que así no se solucionan las cosas", explica.

El papel de EA y Alternatiba

El 26 de noviembre de 1993, ETA asesinó al sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea de varios disparos en presencia de uno de sus tres hijos, de 16 años por aquel entonces. Goikoetxea desempeñaba entonces un destacado papel en la lucha contra ETA. Hoy su mujer, Rosa Rodero, está de acuerdo con que Bildu concurra a las urnas el 22-M. Recuerda, en primer lugar, que se trata de una coalición formada por EA y Alternatiba: "Sus dirigentes son personas que han demostrado durante muchos años su defensa de la democracia y su rechazo a la violencia. No se le puede dejar a esta gente fuera porque cada uno tenga su forma de pensar".

Rosa Rodero también ve "un paso adelante" en la izquierda abertzale

Rosa Rodero también ve "un paso adelante" en la izquierda abertzale al haber rechazado en los estatutos de Sortu el uso de la violencia. "Yo siempre he creído lo mismo, que esto iba a ser poco a poco. Han ido dando pasitos hasta ahora y se tienen que seguir dando para que se solucione todo. Va a costar años, pero, al menos, han dicho que no habrá más atentados", afirma.

La mujer de Goikoetxea también lamenta que se presente a todo el colectivo de víctimas de ETA bajo el paraguas de un pensamiento único. "Pues no", rechaza, en defensa de su postura. "Lo que queremos todas las víctimas de ETA es que la violencia se termine para siempre".

La Federación de Asociaciones Autonómicas de Víctimas del Terrorismo aún debe decidir su postura ante la manifestación impulsada por la organización de Alcaraz. Ayer, el vicepresidente del colectivo de víctimas de Murcia (AMUVITE), Chema Morales, adelantó que esta organización no secundará dicha protesta, aunque no comparte la sentencia del TC sobre Bildu. "No podemos estar de acuerdo, pero la acatamos. Nos ha dejado doloridos y en un estado de indefensión, pero acatamos la sentencia. ¡Ojalá estemos equivocados, se solucione todo esto y termine cuanto antes", dice Chema Morales.

Noticias Relacionadas