Domingo, 8 de Mayo de 2011

La calle o la tele

ANIBAL MALVAR ·08/05/2011 - 08:00h

Cuando yo era feliz e indocumentado, años 80, en elecciones pisabas por la calle más rojos que colillas. La calle era un sindiós de jóvenes con gafas y barba, o pelo Joan Baez, que te asaltaban con una octavilla ciclostilada en la mano y una esperanza limpia y roja en los ojos.

La izquierda era joven y estaba en la calle. Hoy, en la calle, solo quedan las colillas. La izquierda ha dejado de ser mobiliario urbano, se ha transparentado en siniestra sombra d´Hont nombre de superhéroe chungo de la Marvel, y ya ni se deja ver haciendo el cameo a Bin Laden en plan terrorista más buscado.

Hubo un tiempo en que Madrid votaba rojo. Casi medio millón de madroños, en 1995, votó IU. De aquellos 464.167 votantes sobreviven los 264.599 del último clásico. Después, irrumpieron gallardones y condesas, y ya se sabe que las condesas, aun consortes, influyen más en la pasarela que los electricistas o los camioneros. Madrid dejó de vestir cinturón rojo en sus salones galantes. El cinturón rojo pasó a ser complemento muy paleto y demodé, aquí en Madrid, y salió de las boutiques hacia el cubo de la mierda y el olvido.

Gregorio Gordo, candidato de IU a la Asamblea, es del Atleti. Con eso te lo digo todo. A Gregorio hay que reprocharle que no haya sacado a sus desempleados a la calle, venga coño, a airear pancartas, a tirar piedras de chicle contra la policía y los banqueros, a aventar su billet doux revolucionario sobre el Madrid dormido que pasea.

Como Gregorio Gordo no toma cañas conmigo, yo le doy la peta a Ángel y Salvador, concejalables, o como se diga, por IU en mi pueblo.

Lo que os pasa es que ya no hacéis calle. La izquierda tiene que hacer calle, como las putas, porque la izquierda y las putas llevamos dentro el mismo estigma: los imbéciles piensan que nos dejamos joder por gusto.

La izquierda ha perdido la calle porque lo que quiere ahora es salir por la tele. Vendió al gorrión por un mando a distancia; al guardia urbano, que tan dulcemente te quebraba a hostias, por Jorge Javier.

IU se equivoca. Ni Gordo ni Ángel ni Cayo levantan audiencias explicando, como Belén Esteban, lo que le salga del potorro. Hay que dejarse de potorros TDT y volver a la calle a recoger hojas muertas, y papelillos con teléfonos anónimos, y cartas de amor extraviadas, que esas sí son todas, todas, muy de izquierdas.

Noticias Relacionadas