Domingo, 8 de Mayo de 2011

"Veremos a las 'telecos' comprar los actuales portales de cine online"

Pedro Pérez, presidente de la patronal de productores (Fapae), debate con Juan Carlos Tous, director de Filmin, sobre el nuevo panorama del consumo audiovisual

SARA BRITO ·08/05/2011 - 21:30h

MÓNICA PATXOT - Pedro Pérez, presidente de Fapae (izquierda), debate con Juan Carlos Tous, director del portal Filmin, sobre los retos de la industria del cine en internet.-

Los tiempos han cambiado. Hasta hace apenas semanas, y durante años, la palabra más repetida al oír la ecuación cine-internet era piratería. Hoy la cosa ha cambiado por "oportunidad o reto". Ahora sí, parece que la industria española del cine está dispuesta a coger el tren del streaming y entrar a formar parte del nuevo mapa del consumo del séptimo arte. Pedro Pérez, presidente de la patronal de productores (Fapae), debate, a pesar de una afonía atroz, con Juan Carlos Tous, director de Filmin, portal pionero en España, sobre el nuevo panorama del consumo audiovisual. Ambos auguran que cambiará radicalmente este año.

Público: ¿Cómo describirían la situación actual en la ecuación cine-internet?

Juan Carlos Tous: Es un momento apasionante. Estamos viendo cómo los diferentes grupos están tomando posiciones ante un cambio de modelo en el consumo de cine. En el ámbito internacional, ciertos mercados, como el americano, nos llevan ventaja. En EEUU hay un consumo establecido, quizás también porque allí la penetración del cable era ya enorme y saben desde hace años lo que es consumir bajo demanda. Ahora muchos de esos grupos internacionales están dando sus tarjetas de presentación a diestro y siniestro en España para entrar a saco.

Pedro Pérez: Exceptuando el caso de Filmin quizás, hay un grado de responsabilidad grande en la gente del cine nacional por no haber hecho los deberes. Acuso a la industria, pero también acuso a la otra parte, porque en España ha reinado el "todo ya" y el "todo gratis". Y, frente a eso, hemos sido muy lentos. Ahora las cosas han cambiado. En EEUU está el ejemplo. Llevan mucho tiempo diciendo que esto es una realidad. Creo que se ha agotado un modelo existente, sin que se pusieran los medios con valentía para que la transición se hiciera desde dentro.

Público: ¿Tiene que ver la ley Sinde' con este cambio de discurso y actitud?

No creo que haya sido la ley Sinde la que ha cambiado las cosas, sino el propio mercado que ha acelerado el proceso. Ahora bien, creo que la famosa ley, tan discutible y tan discutida, ha sido sobre todo un cortafuegos psicológico. De cara al futuro van a ser más importantes las relaciones contractuales entre los productores, las distribuidoras, las salas y los portales que una ley. Que se abran antes o después las ventanas [que una película tarde más o menos semanas en estrenarse en internet desde su estreno en cines] será un acuerdo que se alcanzará fácilmente. No creo que sea una batalla. Lo que ha pasado en EEUU se trasladará de alguna manera a España. Allí ha aparecido un nuevo agente, que son los portales de internet, caso Netflix, que no tienen intereses directos en las majors o en las salas de cine. Hace cinco años, ya dije que la madurez de la transición llegaría el día en que las nuevas películas se financien en parte con los futuros ingresos de internet. Ahora mismo no es posible. Ahí es donde aparece Netflix en EEUU, que ya ha empezado a financiar capítulos de series. Pasado mañana podrán empezar a hacerlo con películas.

Público: ¿Cuándo entraría a formar parte internet en la cadena de financiación en España?

J. C. Tous: La entrada de los portales a financiar las películas es posterior al desarrollo del mercado. Netflix empieza a hacer esto una vez que ya tiene 23 millones de usuarios. No cuando tenía 20.000. La mayoría de impulsores de estos portales vienen de las telecos o son inversores privados que no provienen de la industria tradicional del cine. Por tanto, no están viciados por una cadena de valor determinada.

Pedro Pérez: En el tránsito del modelo viejo de financiación al nuevo, cuando las películas se empiecen a financiar con los ingresos de internet, hay un hueco peligroso. Las que más van a sufrir son las pequeñas productoras que tienen menor capacidad económica para aguantar.

Público: En la práctica, ¿cuáles serían los modelos a la hora de estrenar en internet?

Pedro Pérez: Estamos haciendo un estudio de mercado que abarque todos los vértices del cambio. Entre otras cuestiones, estamos analizando la política para que internet no pise a las salas de cine, pero tampoco esté a expensas de ellas. En realidad, el principio es: quiero que usted vaya a la sala de cine, así que si hay estreno simultáneo se puede ofrecer en internet a un precio elevado, digamos 30 euros. Pasadas algunas semanas bajará a 15, luego a 5 y luego a 1,5 euros. Todo para que el usuario se organice cuando quiere ver una película. De esa manera no estoy matando otras cadenas de valor. Una vez que se acabe la explotación en salas, que será variable según la película, debe ir directamente a internet por delante de otras ventanas. Hay que saber que las películas no se desgastan porque pasen por la web.

J. C. Tous: Internet viene a complementar la cadena de distribución, no viene a quitar ningún eslabón. Ahora hay que ver dónde lo ponemos, si al principio, a la mitad o al final. Sobre esto, cada uno tiene su teoría. Se harán muchas pruebas. Defiendo que no va a haber un modelo único y rígido, aunque sí habrá una protección al inicio para los cines, porque es el principio de todo, y los creadores hacen sus películas para que sean vistas en sala grande, al menos aún. Lo que habrá son modelos adaptables a cada película. El productor y el distribuidor tendrán que marcar su propia trayectoria porque no es lo mismo estrenar en 400 salas, que en 80 o en cinco. Cuando tienes que hacer una campaña nacional para dar a conocer una película que sólo se estrena en Barcelona y en Madrid, hay una pérdida de oportunidad enorme y estás generando ganas de ver la película a gente que vive en lugares a los que no llega. Por eso hay películas que deberán estar al cabo de 15 días en internet, y otras que no valdrá la pena que entren durante 15 meses porque son sleepers. Se trata de dar oferta a medida, aunque tenemos muchos hándicaps. Como que hemos acostumbrado al espectador a que pueda ver un filme al día siguiente del estreno por medios ilegales. Hemos convertido el cine en consumo, no en degustación.

Público: ¿Cómo ven la entrada de las plataformas internacionales?

J. C. Tous: Estamos en un momento de noticias: que si viene Voddler, que si llegará Netflix en algún momento... Es bueno porque va a dinamizar el mercado. Tiene que haber oferta y acostumbrar a la gente, que quiere buscar películas de manera fácil y económica, y no quiere estar buscando diez horas. No podemos hacer modelos difíciles ni caros. Habrá los que se especialicen, habrá boutiques y grandes superficies, habrá los que tendrán más acceso al cine europeo y otras a los blockbusters. Será el usuario el que elija. Y se trata de unificar fuerzas porque el cine compite con otras formas de entretenimiento. Las pantallas de televisión con wifi llegarán este año y, según un estudio, en 2014 habrá cinco millones de teles conectadas a internet. Eso es una revolución. Este año la industria entregará un nuevo mercado.

Pedro Pérez: Añado que hay un tema fundamental de oportunidad. Quien gane posición ahora va a ganar mucho. Si vas instalándote y teniendo catálogo y si tienes tráfico y funciona tu marca, las majors te van a tomar en cuenta para poner su catálogo en tu portal. Por otra parte, aquí la clave va a ser cuando entren las telecos. Las empresas de telecomunicación ya no ganan tanto por los servicios de llamadas y los sms. Ahora necesitan entrar en el negocio de los contenidos, por eso se están acercando a la industria del cine. Acabarán haciendo ofertas de compra a los portales existentes y entrando en el juego. Los próximos meses son vitales.