Martes, 15 de Enero de 2008

Alemania se despide de los números rojos

La economía alemana consigue un superávit en 2007, por primera vez en su historia desde la reunificación

GUILLEM SANS MORA ·15/01/2008 - 21:48h

Los presupuestos públicos de Alemania arrojaron el año pasado un superávit de 70 millones de euros, informó ayer en Fráncfort la Oficina Federal de Estadística. Es la primera vez desde la reunificación del país en 1990 que la federación, los dieciséis Estados federados y los municipios alemanes en conjunto no están en números rojos.

Entre 2002 y 2005, Alemania había incumplido sistemáticamente los criterios de Maastricht, que permiten una deuda máxima de un 3% del Producto Interior Bruto (PIB). En 2006, el país volvió a tener un endeudamiento menor de lo permitido, y en junio del año pasado Bruselas suspendió el proceso de sanciones contra Berlín. Alemania presentó por última vez unos presupuestos prácticamente equilibrados en 2000, pero sólo a causa de los ingresos que tuvo entonces de golpe por la subasta de licencias de telefonía móvil del tipo UMTS.

Sin embargo, el Gobierno federal cuenta este año con un ligero déficit, motivado por una reducción de ingresos derivada de la bajada del impuesto de sociedades y del seguro de desempleo. El impulso del crecimiento económico alemán en 2007 vino dado sobre todo por un aumento de las inversiones de las empresas, que fueron un 8,4% mayores que el año anterior. Alemania sigue presumiendo de ser campeona mundial de exportaciones, que también aumentaron en un 8,3 %, mientras que las importaciones lo hicieron en un 5,7%.

Pero este año los expertos cuentan con que las exportaciones experimentarán un ligero descenso a causa de la fortaleza del euro. Pero hubo también fenómenos negativos, como un retroceso del consumo privado que los expertos atribuyen entre otras cosas a la subida del IVA, del 16% al 19%, aprobada por el partido de la canciller, la democristiana Angela Merkel. Pese a todo, la oficina estadística cuenta con que el consumo experimentará este año un aumento de al menos un 1%, dependiendo de cómo evolucionen los precios.

Miedo a los precios

La inflación fue el índice más preocupante para la economía alemana en 2007, ya que aumentó en un 2,2%, la mayor subida desde 1994, mientras que en 2006 se había situado en un 1,7%. En general, el horizonte económico para este año se presenta algo menos halagüeño de lo pronosticado hace unos meses, cuando la economía alemana empezó a recuperarse, gracias a las reformas emprendidas por el anterior gobierno del canciller Gerhard Schröder.

Esta primera quincena de enero, las perspectivas coyunturales se han enturbiado más de lo esperado. El índice de confianza empresarial del Centro de Investigación Económica Europea (ZEW), elaborado a partir de encuestas a expertos financieros, ha alcanzado su nivel más bajo desde 1993. El riesgo de recesión a remolque de la crisis financiera estadounidense es el principal riesgo para la economía alemana.

Los inversores alemanes interpretan que si el consumo se reduce en Estados Unidos, sus empresas venderán menos en el exterior. Además, la posibilidad de que el dólar siga débil es también una señal negativa.