Martes, 15 de Enero de 2008

Hereu advierte contra el desprecio político a Barcelona

El alcalde se muestra optimista ante 2008 pero confiesa su hartazgo con las constantes crisis de infraestructuras 

FERRAN CASAS / DAVID MIRÓ ·15/01/2008 - 21:46h

"Estoy harto de gestionar crisis. En 2008 tenemos que aspirar a más". El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, lanzó ayer una advertencia a los gobiernos amigos de Catalunya y España en forma de amargo lamento. Hereu avisó que no se puede someter a la capital al desprecio político en asuntos como las infraestructuras.

En su conferencia anual el alcalde afirmó que 2007 ha sido "complicado" pero mostró confianza en que, "gracias a la capacidad de superación", de la ciudadanía 2008 "marcará un punto de inflexión".

El alcalde indicó que no quiere ser recordado como quien mejor gestionó crisis cómo la de Cercanías o el apagón. Por eso pronosticó "exigencia" con Montilla y Zapatero. Lo hizo des de la premisa que cuando Barcelona tiene problemas "los tienen Catalunya y España" y que por eso "más vale no despreciarla". Se declaró pro la "afección" a España, pero "en condiciones". Eso sí, el alcalde pasó de puntillas sobre temas espinosos como la llegada del AVE o los problemas de Cercanías.

Hereu, que gobierna en minoría con ICV-EUiA después de que ERC dejara el gobierno, afirmó sentirse eficaz porque consigue apoyos. Pero a los independentistas les volvió a abrir las puertas. "Cuando la actitud es responsable, la entente es posible", afirmó.

El alcalde explicó la necesidad de parcelar Barcelona en 73 barrios y puso en valor la "apuesta social" del consistorio en asuntos como el despliegue de la ley de dependencia o los centros sanitarios. También anunció 6.000 nuevas viviendas de alquiler, wi-fi en todos los recintos municipales y que cada ciudadano tendrá un polideportivo a menos de 10 minutos de casa.Entre los logros de su gestión destacó el Bicing, que ha tenido una gran acogida ciudadana, o el metro nocturno.

El alcalde apostó también por fomentar "las potencialidades" del corredor mediterranio reforzando el eje Barcelona-Valencia a nivel político, cultural y de infraestructuras.