Domingo, 8 de Mayo de 2011

CiU despliega todo el poder frente a la soledad de Hereu

Mas calienta la campaña desde Barcelona y Duran anima a liquidar el último reducto del Tripartito // Hereu ataca a Trias y el ex conseller Castells reaparece para cargar contra el Gobierno

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS ·08/05/2011 - 00:00h

El peso de la gran máquina convergente desplegada desde Barcelona contrasta cada día más con la soledad de corredor de fondo asumida por Jordi Hereu desde el pasado 13 de enero, cuando Montserrat Tura entró en competición por la candidatura del PSC a la alcaldía. La participación activa de Artur Mas en campaña, secundado por su socio de federación, Josep Antoni Duran Lleida, y la aparición ocasional del fundador, Jordi Pujol, resalta la orfandad política del alcalde saliente. Pero, sobre todo, remarca la determinación de CiU de liquidar el último reducto de la alianza de izquierdas que ha dominado el poder local en Cataluña, con la experiencia incluida de la gobernación del país durante siete años.

Toda la carne en el asador

Ausentes Zapatero, Rubalcaba, Chacón, Montilla y cualquier otro dirigente o militante socialista de rango -el ex conseller Antoni Castells se asomó al fin ayer en L'Escala en defensa del candidato local del PSC-, el último mohicano Hereu se encamina hacia su consagración definitiva como el nuevo jefe moral del PSC, caso de salvar la plaza,
o a oficiar los funerales del partido, caso de perder. Hasta el habitualmente prolífico bloque del portavoz, Miquel Iceta, permanece estático desde el pasado martes.

Conscientes de que las encuestas revelan un acortamiento de distancias entre Xavier Trias y el candidato socialista a la reelección, los líderes de CiU están poniendo toda la carne en el asador y agitan el fantasma del tripartito para evitar cualquier desmovilización de su electorado. "La sombra del tripartito sigue existiendo", alertó Artur Mas, que anoche se sumó a la batalla electoral con un mitin en Badalona, ​teatro de excepción del otro gran combate de CiU y el PP para echar a los socialistas.

Sabedor del desgaste de los cuatro meses de diluvio de recortes, el president quiere asegurar la distancia suficiente "para no tener sorpresas de última hora". La hipótesis de una alianza obligada con el PP, según el escenario atizado desde la izquierda, o la tentación de la socioconvergencia, alimentada obviamente por los populares, gravitan
sobre CiU.

El resultado de la cesión de todo el peso de la campaña socialista a los candidatos locales, forzada por la interinidad en la dirección del partido, la caída de la marca PSC tras la debacle del Gobierno Montilla y la decisión de desmarcarse puntualmente del PSOE, es imprevisible. Por si acaso, CiU explota el imaginario colectivo del tripartito como origen de los males que han estado a punto de llevar al país al abismo, según ha repetido sin tregua al Gobierno.

"Del mismo modo que [el tripartito] nació en los ayuntamientos y luego gobernar en la Generalitat, ahora morirá en los ayuntamientos". El responso es del líder deUDC Josep Antoni Duran Lleida, que también se multiplica en todos los frentes para culminar el nuevo ciclo político y consumar la hegemonía de CiU en la mayor parte del
territorio urbano del país. El portavoz de CiU en el Congreso estuvo el viernes en Salt (Girona) para afirmar la identidad cultural de Cataluña ante la nueva inmigración y ayer noche su agenda de campaña le reservaba una visita a la Feria de Abril de Barcelona.

La aldea de Astérix

Xavier Trias acusa a Jordi Hereu de haberse atribuido el papel de jefe de la oposición al Gobierno de la Generalitat. Es una malicia relativa del veterano candidato convergente, ya que el alcalde saliente es la única voz del PSC que lucha sin convenciones parlamentarias contra el programa de recortes de Artur Mas. Lo hace en nombre de Barcelona, ​pero el paréntesis de la campaña y la inhibición aparente delaparato del PSC refuerzan aún más el efecto amplificador de su discurso. Jordi Hereu recuerda por momentos al bravo Astérix defendiendo la irreductible aldea gala frenteal acoso de las legiones de Roma, dispuestas a eliminar el último foco de resistencia.

Noticias Relacionadas