Sábado, 7 de Mayo de 2011

Rafa Nadal se cita en casa con Djokovic

El español vence a Federer

GONZALO CABEZA ·07/05/2011 - 18:52h

Rafa Nadal suelta un derechazo en su partido contra Federer. EFE

El público de Madrid lo que quiere es que Nadal gane. Lo demás da un poco igual. Si acaso que el partido sea lo más largo posible, por aquello de exprimir la entrada al máximo. Por eso ayer, después del primer set, la algarabía se vino un poco abajo. Federer había ganado el primer parcial. Es más, lo había remontado. Los gritos se ahogaban en el miedo de ver perder al ídolo. Pero Nadal, con crespón negro en la pechera por la muerte de Ballesteros, supo satisfacer a su público.

Fue, desde las primeras escenas, un partido extraño. Con el techo puesto por la lluvia madrileña, la pista era una inmensa calorina. Y el juego, más errático que otra cosa. Nadal, como ya acostumbra cada vez que juega contra Federer, buscaba con ahínco el revés del suizo, que trataba de protegerse cubriéndose con la derecha. El que es para la mayoría el jugador más grande de todos los tiempos ha perdido fuelle, pero sigue teniendo repertorio para asustar. Empezó mal pero subió una marcha, mejoró su servicio y finiquitó el primer set por 7-5.

Pero en el segundo Nadal se reivindicó como número 1, sabe que su valoración actual está por encima de la de Federer y que el público podía acrecentar la diferencia entre ambos. Se puso a jugar a su mejor nivel, encontrando primeros saques y dominando el partido. Enseñó los dientes y ganó 6-1.

Y en el tercero siguió la inercia. El español ya había impuesto el ritmo de victoria y nada, ni siquiera el mismísimo Roger Federer, podía pararlo. Le exprimió hasta el 6-3. Ya son 37 victorias consecutivas en tierra las que lleva Nadal. Hace que parezca fácil, pero está lejos de serlo.

La final será la soñada desde el primer día del torneo. Nadal se vuelve a medir con Djokovic (18.30 h, La Sexta), que tras ganar ayer a Bellucci con bastante esfuerzo (6-4, 4-6 y 6-1), lleva 33 victorias consecutivas. Ha vencido al español en Miami y en Indian Wells, pero eso es pasado. Porque es Madrid y es tierra. Y la gente y la superficie son más gasolina para el motor de Nadal y un poco de lastre en el de Djokovic. En el cuadro femenino, la final (15.30 h, Marca TV) tendrá a Kvitova y Azarenka como protagonistas.