Sábado, 7 de Mayo de 2011

El grupo juvenil opositor yemení rechaza el plan del Golfo para resolver la crisis

EFE ·07/05/2011 - 12:04h

EFE - Opositores yemeníes se manifiestan contra el régimen del presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, en Saná, Yemen, este viernes.

El movimiento juvenil promotor de las protestas que exigen la renuncia del presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, expresó hoy su rechazo al plan de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para resolver la crisis política del Yemen.

En un comunicado, la Comisión Organizativa de la Revolución Juvenil Popular subrayó su aversión a "las iniciativas que promueven la prolongación del régimen dictatorial de Saleh y que lo alientan a perpetrar más masacres".

El movimiento juvenil "desaprueba todos los intentos que procuran quitarle el sentido la pacífica revolución yemení y convertirla en una crisis entre las partes que incluye la organización política".

El grupo rechaza "todas las iniciativas que no incluyan la partida inmediata de Saleh y el juicio (a los responsables del régimen)".

La propuesta de los países del Golfo estipula la renuncia del presidente yemení ante el Parlamento en un plazo de treinta días después de que sea firmado el acuerdo y la formación de un gobierno de unidad encabezado por la oposición que prepare al país con vistas a la celebración de nuevos comicios.

El plan se encuentra paralizado después de que Saleh se negara a firmarlo la semana pasada como presidente del país.

Saleh ofreció suscribirlo sólo como jefe del gobernante Partido del Congreso General Popular (PCGP), lo que fue rechazado por la oposición.

Por otra parte, la organización juvenil amenaza con que "la pacífica revolución yemení pasará a etapas finales", sin entrar en detalles de cómo se desarrollará ese último periodo.

El texto difundido por el grupo también insta a los partidos de la oposición política a "no aceptar iniciativas que se contraponen con la voluntad popular".

Además, pide a EEUU, la Unión Europea y los países miembros permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU que afronten "su responsabilidad moral, y cesen la negativa intervención contra el deseo del pueblo yemení de libertad y democracia".

La semana pasada, la Embajada de EEUU en Saná pidió a sus ciudadanos que no participen en protestas "provocativas", en alusión a las multitudinarias manifestaciones de apoyo y contra el mandatario yemení, ya que generalmente derivan en actos de violencia.

Las protestas en el Yemen comenzaron el pasado 27 de enero y en un principio pedían reformas democráticas, pero ahora exigen la salida del poder de Saleh.