Sábado, 7 de Mayo de 2011

Sonría, está usted viendo la tele de Camps

La televisión pública esconde las sombras de la gestión del PP

SERGI TARÍN ·07/05/2011 - 11:40h

Si usted es valenciano y se informa sólo a través de Canal 9, quizá pueda explicarnos qué es la felicidad. Los informativos de la televisión pública, controlada con mano de hierro por el PP, presentan un País Valencià idílico. Un territorio soleado y próspero donde la esencia de lo rural armoniza con lo moderno y cuyo nombre está en boca de empresarios y turistas de medio mundo.

La televisión es un desfile sin fin de Camps y sus consellersTras las cámaras de Canal 9 no hay más de un millar de barracones sino vanguardistas centros escolares construidos a decenas por orden del conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, o Alejandro I el inaugurador, tal y como él mismo se define. Tampoco escucharán hablar de corrupción ni de la Gürtel, la primera en el listado de las palabras innombrables. En octubre de 2009, cuando se levantó parte del secreto de sumario de la trama corrupta que salpica al president Camps y la cúpula de su gobierno, Canal 9 la relegó al puesto 11 de la escaleta, detrás de noticias como la subida del precio del ketchup o la búsqueda por Castellón de un perro que todos habían confundido con un león.

"Oposición", vocablo maldito

En los noticieros de Canal 9 también se obvia que Francisco Camps está imputado por soborno y que la sombra de la prevaricación y del delito fiscal y electoral se cierne sobre él y su Gobierno. O que el dinero de ambulatorios y dotaciones públicas de destina a pagar los excesos de obras faraónicas como la Ciudad de las Artes y de las Ciencias diseñada por Santiago Calatrava, cuyo sobrecoste alcanza el 300%, según la oposición. De hecho, "oposición" es otro de los vocablos malditos en los informativos, que son un desfile de Camps y sus consellers sin réplica de otros partidos políticos.

La ‘Gürtel’ no aparece o se queda en los últimos puestos de los informativosSi usted sólo ve Canal 9, nunca sabrá que sus índices de audiencia están por los suelos, que la deuda supera los mil millones y que Vicente Sanz, hasta hace poco jefe de personal, está procesado por abusar sexualmente de tres trabajadoras. Ni tampoco que su anterior director general, Pedro García, dimitió por su vinculación con la Gürtel, a quien asignó a través la empresa Teconsa la sonorización del acto central de la visita del Papa a Valencia en el 2006. Un adjudicación que reportó tres millones de euros en comisiones a la red de Correa y Álvaro Pérez, el Bigotes.

Y si por alguna de aquellas escucha campanas y decide contrastar la información en otros canales, no podrá, porque en el 2005 el PP repartió 42 de 44 licencias de TDT a televisiones afines. Así que, encienda el televisor, sintonice Canal 9 y sonría, pues está condenado a la felicidad.

Noticias Relacionadas