Sábado, 7 de Mayo de 2011

Un ejército de fans para Espe, Tomás y Goyo

Los partidos echan mano de las bases para mover su ideario.

ELENA HERRERA ·07/05/2011 - 10:33h

No están en la primera línea, no salen en las fotos ni hacen declaraciones a los medios. Algunos de ellos están en las listas, pero "en puestos de relleno", de esos que nunca salen. Son los voluntarios en este tiempo de campaña y su cometido es "estar para todo lo que se necesite".

Ayer, el PSM reunió a medio centenar de los suyos en la Puerta del Sol, a menos de 200 metros de donde hace 132 años se fundó el partido. Su misión era repartir rosas, panfletos y todo tipo de merchandising socialista, además de intentar seducir a los madrileños que pasaban por allí con el argumentario de la formación. "¿No quieres copago? Pues quédate a escuchar a Tomás" o "El domingo viene Felipe [González] a dar un mitin con Tomás y Lissavetzky. Y Felipe es mucho Felipe", eran algunas de sus tentativas.

Para estas labores, los conservadores, que tienen más de 90.000 militantes en Madrid, cuentan con la colaboración de los "esquineros" -o "cicerones", como les llamó ayer Aguirre-. Serán los encargados de viajar en los PPbuses y de llevar el mensaje del partido a los pueblos y distritos.

Los socialistas saben que los sondeos no les son favorables, pero dicen que hacer campaña no es más difícil de lo que fue en 2007. "La gente está animada, las primarias dieron mucha ilusión dentro y fuera del partido", asegura Pablo Parral. Tiene 23 años, es secretario general de las Juventudes Socialistas de Carabanchel y durante esta campaña hará de coordinador de los alrededor de 40 jóvenes voluntarios del PSM.

Pablo dice formar parte de esa "gente común" a la que tantas veces alude su líder, Tomás Gómez. "Aunque estemos en campaña no puedo dejar de hacer las cosas que hago normalmente porque no soy condesa", dice. Así que estos días le tocará "multiplicarse" para estudiar, "buscar curro" y no perderse ni un acto.

Luis, de 76 años y Mari Carmen, de 67, lo tienen más fácil a la hora de conciliar. Ambos son jubilados. Sus cometidos pasan por apoyar "en todo" a los candidatos del PSM. Luis, con pasado sindicalista, todavía recuerda cuando las campañas se hacían con una furgoneta con las ventanillas abiertas y la música a todo volumen. "Eran otros tiempos, pero tampoco las cosas han cambiado tanto".

IU también tiene un equipo de voluntarios dispuestos a mover el ideario de la organización en una campaña donde las comarcas -dicen-, tendrán un "peso fuerte". "Los más jóvenes están volcados en el activismo en la red y los mayores en la campaña tradicional", apunta una portavoz. Ambos participarán en los grandes actos de su candidato regional, Gregorio Gordo.

Noticias Relacionadas