Sábado, 7 de Mayo de 2011

Chubu Electric aplaza la paralización de la planta de Hamaoka

EFE ·07/05/2011 - 10:26h

EFE - El primer ministro japonés, Naoto Kan, que este viernes exigió a la empresa operadora de la planta nuclear de Hamaoka (suroeste de Tokio) que paralizase todas sus operaciones por seguridad ante el riesgo sísmico en la zona.

Chubu Electric Power, la operadora de la planta nuclear de Hamaoka, decidió hoy aplazar momentáneamente la paralización de la planta, solicitada ayer por el primer ministro nipón, Naoto Kan.

Aunque la eléctrica comunicó que planeaba paralizar la central, la reunión que la junta directiva celebró hoy ha concluido sin ninguna decisión concreta sobre el cierre.

La empresa, que no tiene obligación legal de cerrar la planta pese a la petición del gobierno, expresó que las deliberaciones sobre el tema podrían continuar mañana.

A diferencia de la planta de Fukushima, Hamaoka no fue dañada por el terremoto de 9 grados Richter ni el devastador tsunami del 11 de marzo, pero se encuentra ubicada en una zona de elevado riesgo sísmico.

Según el Ministerio japonés de Ciencia esta zona de la costa del Pacífico 200 kilómetros al sur de Tokio cuenta con un 87 por ciento de posibilidades de sufrir un seísmo de 8 grados en la escala abierta de Richter en los próximos 30 años.

Cerrar la central, la única que opera Chubu Electric, puede suponer un gran impacto económico para la empresa y un problema de suministro eléctrico en la zona.

Según la Agencia Nuclear japonesa, la paralización de Hamaoka supondría una pérdida de unos 3,6 millones de kilovatios, de los 30,89 millones que la compañía tenía planeado producir este verano para una demanda estimada en 27,09 millones.

La planta de Hamaoka abastece la zona industrial del centro de Japón, donde tienen plantas compañías importantes como Toyota o Suzuki.

Durante el húmedo y caluroso verano japonés, la demanda eléctrica sólo para aire acondicionado aumenta en 800.000 kilovatios por cada grado centígrado que sube la temperatura, según la compañía.

Chubu también señaló que, en caso de tener que atender toda la demanda con sus plantas de energía térmica, el coste adicional por el combustible sería de 700 millones de yenes al día, unos 250.000 millones de yenes al año.

El ministro de Economía e Industria japonés, Banri Kaieda, dijo ayer que los cortes de electricidad en la región serían improbables ya que el Gobierno ha pedido a la compañía Kansai Electric Power, que opera en zonas cercanas, que coopere con el suministro.

Actualmente sólo los reactores 4 y 5 de Hamaoka están operativos y Chubu Electric esperaba a partir de julio próximo poner en funcionamiento el número 3, que ha estado en revisión desde antes del terremoto del 11 de marzo.