Viernes, 6 de Mayo de 2011

Obama felicita al comando y predice que "vamos a acabar con Al Qaeda"

EFE ·06/05/2011 - 22:46h

EFE - El presidente de EE.UU., Barack Obama, saluda a varios partidarios, tras su intervención en la sede de Allison Transmission, filial de General Motors (GM), en Indianapolis (Indiana), EE.UU.. Obama se reunió este viernes con el comando que el pasado domingo mató al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden.

El presidente de EEUU, Barack Obama, felicitó hoy a todo el comando que mató el pasado domingo al terrorista más buscado del mundo, Osama Bin Laden, y prometió que "vamos a acabar con Al Qaeda".

Obama se desplazó hoy a la base militar de Fort Campbell, en Kentucky, donde felicitó personalmente -a puerta estrictamente cerrada, para mantener sus identidades bajo el anonimato- al equipo de los SEALs, el mando de operaciones especiales de la Marina que el domingo abatió al líder de Al Qaeda, y donde se dirigió a soldados recién regresados de Afganistán.

El presidente estadounidense ha concedido a ese equipo de los SEALS la Citación Presidencial de la Unidad, el máximo honor que se puede conceder a una unidad militar completa.

Según indicó Obama en su discurso ante los soldados de la 101 División Aerotransportada, felicitó a los SEALS por "un trabajo bien hecho". Reservó también palabras de elogio para el Servicio de Operaciones Especiales de Aviación, que tiene su base en Fort Campbell y cuyos pilotos transportaron a los comandos.

Recibido con una gran salva de aplausos, y presentado por el vicepresidente, Joe Biden, el mandatario estadounidense consideró que se había tratado de "una de las mejores operaciones de los servicios de inteligencia en la historia", aunque reconoció que dar el visto bueno a la misión fue "la decisión más difícil de mi vida".

"Hemos cortado la cabeza a Al Qaeda y acabaremos venciéndola", aseguró el presidente estadounidense. "Vamos a tener éxito en esta misión", reiteró.

Una de las consecuencias que puede tener para Obama la desaparición de escena del enemigo público número uno de Estados Unidos es facilitar la aceptación de su estrategia para Afganistán y Pakistán, que prevé el comienzo de la retirada de las tropas estadounidenses a partir de este julio.

Ante unos soldados que regresaron la semana pasada de cumplir servicio en el país asiático, Obama recordó que la meta principal de esa estrategia es "la derrota y el desmantelamiento de Al Qaeda" y ya se lograban progresos para ello antes de la muerte del terrorista más buscado del mundo.

"Nuestra estrategia funciona y no hay mayor prueba que la justicia que finalmente ha recibido Osama bin Laden", declaró.

Recordó que los avances logrados en la guerra en Afganistán, casi diez años después de su comienzo, permitirán que en julio comience la retirada de las tropas estadounidenses del país asiático".

En la actualidad se encuentran desplegadas en Afganistán cerca de 100.000 soldados estadounidenses, el triple del número presente cuando Obama llegó a la presidencia del país.

Antes del discurso, Obama y Biden felicitaron personalmente a los soldados que mataron a Bin Laden.

Según la Casa Blanca, los mandatarios se reunieron primero con algunos de los integrantes del comando, que "informaron al presidente sobre la operación".

A continuación, Obama y Biden se reunieron con el comando al completo para concederles la Citación "en reconocimiento a sus extraordinarios servicios y logros".

Entre los presentes en el encuentro se encontraba también el comandante de los SEALS, el almirante William McRaven, a quien Obama recibió el pasado miércoles en el Despacho Oval para agradecerle el éxito de la misión.

Osama bin Laden murió el pasado domingo de disparos en la cabeza y el pecho en el transcurso de una operación con helicópteros de los SEALS, que irrumpieron en la residencia donde se ocultaba el líder de la organización terrorista en Abbottabad, una localidad de montaña en las cercanías de Islamabad.

En un comunicado colgado en una página islamista de Internet, Al Qaeda reconoció hoy la muerte de su líder y advirtió de represalias contra Estados Unidos.

"La sangre del jeque de los muyahidín Osama bin Laden es más preciosa y más valiosa para nosotros y para cualquier musulmán, por eso no vamos a permitir que sea derramada en vano", indica el comunicado, que asegura que "una maldición va a perseguir a los estadounidense y a sus seguidores dentro y fuera de sus países".