Sábado, 7 de Mayo de 2011

Una burgalesa en el corazón de Álava

Inmaculada Ranedo, la regidora del PP en Treviño, rechaza la adhesión a Euskadi

GUILLERMO MALAINA ·07/05/2011 - 00:04h

Inmaculada Ranedo, asistente social, ve con normalidad el fomento del euskera.

Inmaculada Ranedo Gómez es como otros miles de alcaldes de pequeños municipios rurales. Debe organizar su agenda para compaginar el papel al frente del Ayuntamiento de Condado de Treviño (Burgos) con su trabajo como técnica de servicios sociales de la Diputación burgalesa. Sin embargo, esta alcaldesa del PP, que aspira el 22-M a renovar su cargo, representa un caso singular entre los regidores rurales, pues le toca lidiar con una reivindicación territorial histórica: la independencia de Treviño de la Comunidad de Castilla y León para su adhe-sión a Euskadi.

La alcaldesa, nacida en Burgos, afincada en Treviño hace 14 años, casada y madre de una niña de 5 años, vive este conflicto territorial con cierta normalidad por la propia ubicación geográfica de Condado de Treviño. Este municipio y La Puebla de Arganzón conforman Treviño, el enclave burgalés situado como una isla en el mismo corazón de Álava, a 100 kilómetros de Burgos y a 20 de Vitoria. En el Ayuntamiento de Condado de Treviño, los tres ediles del PP y el único del PSOE defienden el mapa político actual, frente al representante de la ilegalizada ANV y los tres concejales de la agrupación vecinal AEICT, que reivindican la adhesión a Euskadi.

Inmaculada Ranedo, asistente social, ve con normalidad el fomento del euskara

Inmaculada Ranedo asegura que "nunca" va a favorecer la celebración de un referéndum oficial sobre la anexión de Treviño a Euskadi, pero entiende que si en alguna ocasión la mayoría del pleno aprobase convocar a la ciudadanía a una consulta vinculante sobre este tema, "como alcaldesa tendría que trasladar la decisión a la Junta de Castilla y León, que es la que debe decidir si la autoriza".

El equilibrio de mayorías en el pleno municipal vuelve a estar así en juego en estas elecciones, a las que además del PP, PSOE y AEICT concurrirán otra agrupación ciudadana favorable a la desconexión de Burgos, el PNV y Bildu.

La alcaldesa también ve con normalidad el fomento del euskara en este municipio burgalés. De hecho, los carteles oficiales pueden leerse en español y euskara y en el colegio se ofertan clases extraescolares en la lengua vasca: "El euskara no es aquí una lengua cooficial, pero tampoco vamos a cerrar las puertas a los niños para que no la aprendan".

Más allá de la polémica territorial sobre la pertenencia de Treviño a Castilla y León, Ranedo espera que sus vecinos renueven su confianza en ella por su labor como alcaldesa desde 2007. Habla con orgullo de "la creación de una escuela infantil, del impulso de un polígono agroindustrial, de la apertura de un centro cívico, de la inversión de 130.000 euros en la adecuación de caminos rurales para los agricultores...". Son sus pequeños logros para esta población rural de 1.000 habitantes. 

Noticias Relacionadas