Viernes, 6 de Mayo de 2011

Bildu 'sueña' con los resultados de EH en 1999

EA espera atraer también a los votantes "durmientes" que apoyaron su coalición con el PNV en 2001

G. M. ·06/05/2011 - 23:08h

Resultados electorales de la izquierda abertzale.

Bildu no es como Euskal Herritarrok (EH), pero esta nueva coalición puede acercarse a sus resultados, los mejores obtenidos por la izquierda abertzale desde 1979.

La nueva coalición, integrada por EA, Alternatiba e independientes de "izquierdas" y "abertzales", tiene desde luego todo a su favor para recibir el apoyo del electorado tradicional de la izquierda abertzale y mejorar de largo los resultados de hace cuatro años, cuando ANV logró las alcaldías en 42 ayuntamientos y EA en otros diez, del País Vasco y Navarra. Las circunstancias hoy son bien distintas. La diferencia fundamental es que Bildu ya es legal tras su paso por el Tribunal Constitucional (TC) para concurrir en todos los ayuntamientos, las Juntas Generales de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, así como al Parlamento de Navarra. Hace cuatro años, el Supremo anuló 133 de las 201 listas de ANV en los municipios.

Patxi López insta a la coalición a pedir ya la "desaparición definitiva de ETA"

La última cita con las urnas tuvo lugar en 2009 en las elecciones europeas. Entonces, la izquierda abertzale sola pidió el voto para Iniciativa Internacionalista, que logró el 16% de los sufragios en el País Vasco y el 11,4% en Navarra, situándose no muy lejos del porcentaje de votos de EH en 1999: el 20% en los comicios municipales de Euskadi y el 15% en los forales de Navarra. Como hace 12 años, estas elecciones se celebraran con un alto el fuego de ETA en vigor. Y si Bildu logra atraer al electorado tradicional de la izquierda abertzale, puede acercarse a esos porcentajes de EH.

La izquierda abertzale desea demostrar la cohesión de su apuesta a favor de las vías políticas y pacíficas. A la espera de que se dilucide el futuro de Sortu en el TC, un buen resultado le permitiría afianzar esta nueva estrategia y demostrar a los más escépticos que está en el camino correcto para recuperar el pulso político tras ocho años de proscripciones desde la aprobación de la Ley de Partidos, en 2002. EA, por su parte, aspira a movilizar al electorado "soberanista" que cree "durmiente" desde las elecciones de 2001, cuando en coalición con el PNV derrotó la entente de Mayor Oreja y Nicolás Redondo. Alternatiba, escisión de EB, espera aportar en un momento favorable para sus intereses por la crisis interna de EB.

Bildu aspira así a jugar un papel clave en la configuración del gobierno foral de Guipúzcoa e, incluso, en Navarra, donde mantendrá su particular duelo con NaBai 2011, integrada esta vez por Aralar y el PNV. Tiene además serias opciones de lograr alcaldías señeras como Arrasate, Pasaia, Bergara o Andoain, en Guipúzcoa; Bermeo y Gernika, en Vizcaya; y Amurrio, en Álava, entre otras.

Bildu insinúa que tras el fallo del TC "habrá habido presiones políticas"

La resolución del TC, pasada la medianoche, suscitó una cascada de reacciones. El lehendakari, Patxi López, advirtió a Bildu de que si "quiere ser creíble, debe dar un paso más y exigir a ETA su desaparición definitiva e incondicional".

El líder de EA y portavoz de Bildu, Pello Urizar, opinó hoy que tras el fallo del Constitucional "habrá habido presiones o decisiones políticas. Ponemos en duda que en el Estado español exista la separación de poderes".

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, dijo, por su parte, que su partido ha hecho cosas que no pueden contarse para que Bildu pudiera estar en las elecciones el 22-M.