Viernes, 6 de Mayo de 2011

Francia insiste en que la sanción al régimen sirio incluya a altos dirigentes

EFE ·06/05/2011 - 17:13h

EFE - El presidente sirio, Bachar al Asad (c), deposita una corona de flores ante el Monumento al Soldado Desconocido con motivo de la celebración del Día de los Mártires en Damasco (Siria).

Francia se congratuló hoy del acuerdo alcanzado por los países de la Unión Europea (UE) para sancionar a 13 personalidades del régimen sirio en respuesta a la violenta represión de las protestas en el país, pero insistió en que seguirá trabajando para que se incluya "a los más altos dirigentes".

"Nos felicitamos de la decisión unánime de la UE (...). Se trata de una primera etapa. Continuaremos trabajando sin demora con nuestros socios de la Unión para ampliar esas medidas y la lista afectados, incluyendo a los más altos dirigentes sirios", dijo el Ministerio de Exteriores.

En el listado de sanciones, que se adoptarán formalmente a principios de la próxima semana y supondrán la prohibición de viajar a Europa y la congelación de los activos en territorio comunitario no aparece el presidente sirio, Bachar al Asad, a pesar de que varios Estados habían presionado para que se le incluyese.

"Francia es partidaria de sanciones fuertes contra todos los responsables de esa política de represión, sin excepciones", subrayó Exteriores en su comunicado.

En la nota se destacó que Francia está "extremadamente preocupada por el mantenimiento de la represión de las manifestaciones pacíficas y por la degradación de la situación humanitaria de la población asediada por el Ejército y las fuerzas de seguridad".

"Denunciamos igualmente los centenares de detenciones, a menudo acompañadas de torturas. Ese ataque masivo contra los derechos del hombre es inaceptable", subrayó el Ministerio.

Exteriores se mostró "particularmente preocupado" por el nuevo arresto de Riad Seif, destacado opositor que salió de la cárcel el pasado julio y cuyo estado de salud necesita cuidados diarios, y "pidió su liberación inmediata, y la de todos los que han sido detenidos arbitrariamente".

En su denuncia incluyó la situación de los periodistas, considerados "igualmente víctimas de las represiones", y apuntó que el Gobierno trabaja en el seno de la UE, del Consejo de Derechos Humanos y de Naciones Unidas, "para denunciar sin ambigüedades esa represión y para que las autoridades afronten su responsabilidad".

Los últimos datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos indican que desde el inicio de las protestas, a mediados del pasado marzo, han muerto al menos 565 civiles y más de un centenar de miembros del Ejército y las fuerzas de seguridad, sin incluir las víctimas de hoy, de alrededor de una veintena, según activistas sirios.