Viernes, 6 de Mayo de 2011

Zapatero pide el voto al PSOE para "frenar a la derecha extrema"

Reprocha al PP que utilice "siempre, en todas las campañas electorales, la lucha contra el terrorismo"

GONZALO LÓPEZ ALBA ·06/05/2011 - 20:54h

REUTERS - Zapatero, durante el acto de campaña.

La caravana de la despedida comenzó en León la gira que llevará a José Luis Rodríguez Zapatero por diez de las 17 comunidades autónomas de España. Ese será el número de mítines en los que intervendrá en su última campaña como líder del PSOE, porque una vez que tras las elecciones del día 22 se elija al nuevo candidato presidencial, pasará inevitablemente a desempeñar un papel de telonero.

Si la retirada de Zapatero marca toda la campaña del PSOE, tiñéndola con un barniz mezcla de orgullo reinvindicativo y de nostalgia, pero también de cierta resignación ante el aroma de fin de ciclo y a la vez de voluntad de dar la vuelta a las encuestas, todos estos ingredientes fueron especialmente perceptibles en la que es su ciudad, aunque lo nacieran en Valladolid. A ella volverá el año próximo como "convecino", según repitió con insistencia, para mayor esplendor de la sonrisa de su esposa, que volvió a pasear brevemente con él por sus calles.

El liderazgo de Zapatero al frente del PSOE permitió conquistar en 2007 el poder municipal en la capital y su paso por el Gobierno ha supuesto para la provincia inversiones sin precedentes, a las que los gobernantes locales empezaron a decir adiós el mismo día en el que Zapatero anunció su retirada. Para reforzar más aún este estado ánimo, a la militancia se le entretuvo la espera con música discotequera de los años setenta.

Pero, a pesar de la pasión puesta por Zapatero en la defensa de sus ideas y del cariño que le demostraron sus paisanos, que le aplaudieron hasta cuando habló del juego de tiqui-taca del Barça, si la asistencia a los mítines es un predictor electoral, lo visto en León viene a reforzar los malos augurios de las encuestas. A pesar de jugar en casa, hasta 500 asientos quedaron visiblemente vacíos en el Palacio de Deportes, con aforo para 5.000 personas. "Son elecciones municipales y autonómicas, y además se habrían ocupado si no se hubieran puesto sillas en la pista", alegaron colaboradores del presidente del Gobierno.

Sensibilidad democrática

Pero Zapatero volvió a demostrar que le gustan los desafíos. "Volveremos a ganar a las encuestas", animó a los suyos, con el recuerdo de que más dura y difícil fue la lucha por conseguir que se mantuvieran las ayudas de la Unión Europea al carbón, clave para la comarca leonesa del Bierzo. "Me decían que no lo podíamos conseguir y peleamos hasta conseguirlo. Ahora vamos a estar también hasta el final y a perseverar hasta el último día para que la mayoría progresista que hay que España vuelva a dar su respaldo al PSOE", dijo el presidente del Gobierno, quien a su llegada al recinto fue recibido por militantes vestidos con el mono de trabajo y el casco de la mina.

Con la libertad que le da no tener que pedir ya el voto para él, Zapatero lo reclamó para todos los candidatos del PSOE con el argumento global de que este es el partido "que frena a la derecha y a la derecha extrema en este país". Una derecha que, según recordó en el epílogo del mitin, "siempre, en todas las campañas, ha utilizado la lucha contra el terrorismo".

Desde el Comité Electoral se había adelantado que Zapatero no hablaría en el mitin de Bildu para no alimentar el fuego que quiere encender el PP. "No les voy a contestar", dijo refiriéndose a la reacción de Rajoy. Y no lo hizo, aunque minutos antes había realizado una consideración que, si bien de tono genérico, es también de aplicación al caso: "Los candidatos del PSOE son los que tienen más sensibilidad democrática y eso no es una cuestión menor. Hay que tener una actitud de respeto a las instituciones y a las formas democráticas, a la pluralidad".

La determinación del PSOE de evitar desviaciones en su agenda de campaña se confirmó en el argumentario enviado a los candidatos, a los que se pide destacar que el Gobierno "hizo su trabajo cuando impugnó todas las candidaturas de Bildu y los tribunales han hecho el suyo". La respuesta que se propone al PP es: "Confiamos en que los representantes de todas las fuerzas políticas, con independencia del grado de acuerdo que tengan con la decisión del Constitucional, expongan también su respeto ante este fallo".

A por el poder, "sin pudor"

Zapatero, ateniéndose al manual de campaña, reclamó el voto para "el partido que ha puesto en pie las políticas y los derechos sociales", y para frenar el paso a la derecha que pretende "cercenar el Estado de bienestar". También alertó ante "el poder intimidatorio que tiene la derecha", cuya campaña contra TVE calificó de "bochornosa" y propia de quien tiene "un nulo pudor".

Noticias Relacionadas