Viernes, 6 de Mayo de 2011

Asocian introducción temprana alimentos sólidos con alergia maní

Reuters ·06/05/2011 - 18:40h

Por Amy Norton

Los bebés con antecedentes familiares de alergias serían menos propensos a desarrollar alergia al maní si comienzan a comer alimentos sólidos antes de los 4 meses de vida.

Un equipo halló que en un grupo de niños de 2 a 3 años con padres alérgicos, los que habían empezado a recibir alimentos sólidos o leche de vaca antes eran cinco veces menos propensos a tener sensibilidad al maní, es decir que tenían anticuerpos orientados al posible alergeno (en este caso, las proteínas del maní) y riesgo aumentado de tener alergia a esa sustancia.

Aun así, los resultados no prueban que la introducción temprana de alimentos "complementarios" prevenga la alergia al maní, dijo Christine Joseph, autora principal del estudio y epidemióloga del Sistema de Salud Henry Ford, en Detroit.

El estudio, explicó la experta, revela una relación, pero no causa-efecto.

Actualmente, los expertos recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de vida porque es la mejor nutrición. Se desconoce si previene de alguna manera la alergia al maní.

Los nuevos resultados surgen de 594 niños, cuyas madres fueron entrevistadas cuando ellos tenían 1, 6 y 12 meses de edad.

Cuando los niños tenían entre 2 y 3 años, los investigadores les tomaron muestras de sangre para detectar anticuerpos contra el maní, el huevo y la leche, tres disparadores comunes de las alergias alimentarias.

El 11 por ciento de los niños era sensible al maní. Entre los hijos de alérgicos o asmáticos, el riesgo de tener anticuerpos contra el maní era más bajo en los niños que habían comenzado a comer alimentos sólidos o a consumir leche de vaca antes de los 4 meses de edad.

De esos niños, menos del 6 por ciento tenía sensibilidad al maní, comparado con el 16 por ciento de los que habían comenzado a comer sólidos más adelante. Eso es una diferencia cinco veces menor en el riesgo, tras considerar otros factores que pueden provocar alergias.

No hubo un patrón similar en los hijos de padres sin alergias.

Es demasiado pronto para decir si la introducción temprana de los alimentos sólidos es "bueno" para los bebés con antecedentes familiares de alergia, dijo Joseph.

La experta agregó que se necesitan estudios más grandes para confirmar el actual.

Ensayos de laboratorio también permitirían explicar por qué la introducción temprana de alimentos sólidos y de leche de vaca protege contra la alergia al maní.

Se desconoce por qué el estudio halló una reducción del riesgo de desarrollar sensibilidad al maní únicamente, y no al huevo o la leche.

La alergia al maní suele ser más grave que las alergias a la leche o el huevo, pero se desconoce la causa, destacó Joseph.

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, mayo del 2011