Sábado, 7 de Mayo de 2011

"La gente se tomaba Eurovisión a cachondeo"

Lucía Pérez representa a España en el próximo Festival de Eurovisión

RAMIRO VAREA ·07/05/2011 - 08:00h

Lucía Pérez defiende a España en Eurovisión.

Estoy bastante tranquila", afirma Lucía Pérez (Lugo, 1985), que hoy ya se encuentra en Düsseldorf (Alemania) para preparar su actuación en el próximo Festival de Eurovisión. El certamen se celebra el próximo 14 de mayo, y será emitido en directo por La 1. Pérez defenderá la canción Que me quiten lo bailao.

¿Ya se ha hecho a la canción?

"En los últimos tres años el festival vuelve a transitar por el camino adecuado"

Totalmente. Con los arreglos que se hicieron en su día, y el tiempo que la llevo cantando, ya la he hecho mía. Estoy muy a gusto con la canción. Voy a muerte con ella.

¿Qué pálpito tiene?

Lo que quiero ante todo es que quede una buena actuación. Que todo el trabajo que hemos hecho quede recompensado en los tres minutos que dura la actuación, que es donde te juegas todo. Quiero que quedemos bien, independientemente de la posición final en las votaciones.

Destáqueme algo positivo de Que me quiten lo bailao'.

Aunque los europeos no entiendan a la perfección la letra de la canción, sabrán que estaré transmitiendo alegría, fiesta, frescura, positividad. Eso es muy importante en el festival.

Participar en Eurovisión, ¿es una de las mayores oportunidades de su vida o lo ve como un marrón?

Ir a Eurovisión es algo muy positivo, y espero que sea un día inolvidable y bonito. El simple hecho de ir ya me está abriendo muchísimas puertas. Yo llevaba ocho años trabajando en un círculo más o menos cerrado como Galicia y poco más. Hoy, muchos españoles ya saben quién es Lucía Pérez. Después del 14 de mayo, tendré que trabajar aún más porque, quede como quede en el festival, a partir de ese día tendré que demostrar que puedo tener un hueco en el mundo de la música en España.

¿Hace falta ser un poco friki para actuar en Eurovisión?

Para nada. No olvidemos que Eurovisión es el festival de la canción, y debe primar eso.

Pero en los últimos tiempos, Eurovisión se ha convertido en un escaparate europeo friki. ¿El frikismo vende en el certamen?

Creo que en los últimos tres años el festival está volviendo a transitar por el camino adecuado. Es verdad que hubo un paréntesis en el que la gente que representaba a su país no se dedicaba al mundo de la música. Pero creo que con Soraya y Daniel Diges volvimos por el buen camino. En el resto de países también ha ocurrido lo mismo. Este año sólo Portugal juega con ese rollo friki, así que espero que Eurovisión vuelva a recuperar la fuerza que tenía años atrás.

Mucha gente también acusa al festival de ser un evento trasnochado y casposo.

Creo que el festival estuvo devaluado ciertos años porque la gente se lo tomaba a cachondeo. Hay que darle tiempo. Si el año que viene se siguen haciendo las cosas bien, se envía una buena canción y un buen representante, al final el público va a volver a confiar en este festival. Es lo que pasa en otros países de Europa, que ven Eurovisión como el espectáculo musical mayor del continente.

Con el compadreo que hay entre algunos países, ¿España tiene opciones?

Es cierto que el hecho de no cantar en inglés puede que nos reste puntos, pero no podemos rechazar nuestra lengua. Yo siempre apoyaré cantar en español, gallego, catalán o euskera.

¿Le preocupa que se le cuele Jimmy Jump?

¡Espero que no me pase! Si sucediera, no sé qué haría.