Viernes, 6 de Mayo de 2011

Los nacionalistas consiguen mayoría absoluta en Escocia

Con este resultado, su líder, Alex Salmond, tiene la puerta abierta para celebrar un referéndum sobre la independencia de Escocia

EFE ·06/05/2011 - 16:53h

El independentista Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha hecho historia al conseguir la mayoría absoluta en el Parlamento de Escocia tras las elecciones autonómicas celebradas este jueves, en las que obtuvo 65 escaños de un total de 129.

El SNP se ha impuesto con holgura a sus principales contrincantes, los laboristas y los liberaldemócrata, y se ha convertido en el primer partido en lograr la mayoría desde la constitución de la Asamblea escocesa en 1999.

Con casi todos los votos escrutados, los nacionalistas liderados por Alex Salmond tenían 65 escaños (sumaban 27); los laboristas 29 (perdían 10); los conservadores, 9 (perdían 5); y los liberales 4 (perdían 13), mientras que otro escaño iba a otras formaciones.

Con esta victoria, Salmond, que calificó el resultado de "histórico", tiene abierta la puerta para celebrar un referéndum sobre la independencia escocesa, algo que el partido no pudo hacer en la última legislatura, desde el 2007, por gobernar en minoría y que mantuvo como una de sus principales reivindicaciones durante la campaña electoral.

Los principales damnificados en Escocia han sido los laboristas, que han perdido algunos de sus feudos, en Glasgow y en general el oeste de Escocia, y los liberaldemócratas, que han sufrido un verdadero descalabro como castigo por su vínculo con los conservadores en el Gobierno central.

El primer ministro británico, David Cameron, ha felicitado al líder del SNP por su espectacular victoria, como también lo hizo su colega del Partido Laborista escocés, Iain Gray, quien ha prometido trabajar con el nuevo Gobierno para "crear empleo y combatir el paro".

Salmond, primer ministro de Escocia desde su victoria en el 2007, reedita su mandato de cinco años, periodo en el cuál se comprometió durante la campaña a convocar un plebiscito en el que se pregunte a los escoceses si quieren gobernarse con independencia.

Salmond centra sus propuestas en posibles salidas a la crisis económica

La idea de la independencia abogada por el SNP pasa por tener todas las competencias de Gobierno y controlar sus recursos económicos, pero aún bajo el reinado de Isabel II.

En todo caso, Salmond ha moderado últimamente su discurso independentista, y en un manifiesto lanzado por su partido hace algunas semanas centraba sus propuestas políticas en las posibles salidas a la crisis económica.

El Partido Nacional Escocés se ha comprometido a congelar los impuestos municipales hasta 2016 y a reformar el sistema energético con el objetivo de que, en una década, toda la energía consumida en Escocia provenga de fuentes renovables.

Algunos sectores de su partido, que se declara como una formación "pro independentista moderada de centro izquierda", podrían sin embargo presionar a Salmond para interpretar los buenos resultados electorales como un mandato para convocar de inmediato un referéndum por la independencia.

Noticias Relacionadas