Martes, 15 de Enero de 2008

Una ‘genoteca’ contra la enfermedad renal

Presentan en Alcalá de Henares (Madrid) el primer banco nacional de muestras renales para investigación

PÚBLICO ·15/01/2008 - 21:05h

Universidad de Alcalá de Henares - Almacenamiento de las muestras renales.

Estudiar los factores genéticos que influyen en la evolución de la enfermedad renal será más fácil a partir de ahora para los investigadores españoles, que contarán con una nueva herramienta: el primer banco nacional de muestras biológicas de tejidos renales.

Este biobanco, que fue presentado ayer en su sede de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), tendrá como primer resultado, en este mismo año, la creación de una genoteca con información de 600 pacientes con insuficiencia renal para facilitar el estudio de las variaciones genéticas relacionadas con la enfermedad.

El biobanco, que es el segundo de Europa de este tipo tras el ya existente en el Reino Unido, permitirá conectar a un total de 26 grupos de investigación, que podrán solicitar las muestras almacenadas
para sus estudios.

Por el momento, las muestras, procedentes de pacientes que tendrán que firmar un consentimiento informado, serán sólo de sangre y orina, aunque en el futuro se almacenarán también tejidos y líquido peritoneal.

Las muestras se transportarán en recipientes especialmente protegidos desde los hospitales hasta las instalaciones del biobanco, que ha comenzando con 700 fracciones de material procedentes de medio centenar de pacientes.

El objetivo último de esta iniciativa del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, es buscar nuevos tratamientos contra la enfermedad renal, según explicó ayer el director del biobanco, el catedrático de Fisiología Manuel Rodríguez Pujol.

Así, además de posibilitar el desarrollo de proyectos de investigación, el banco hará más fácil para los investigadores la identificación de nuevas dianas para el desarrollo de medicamentos. También se podrán modificar tratamientos existentes para conseguir mejores resultados contra esta enfermedad crónica, que afecta a cuatro millones de españoles, de los que 20.000 reciben diálisis.