Viernes, 6 de Mayo de 2011

Estudio fiebre aftosa sugiere habría menor sacrificio animales

Reuters ·06/05/2011 - 12:27h

Por Kate Kelland

Los científicos que estudian el virus de fiebre aftosa detectaron que el ganado que porta la enfermedad es infeccioso sólo por un corto lapso de tiempo, lo que sugiere que el sacrificio masivo de los animales para reducir la propagación del mal podría evitarse en el futuro.

En una investigación publicada en el diario Science el jueves, los científicos hallaron que incluso si el virus de fiebre aftosa se detecta en una muestra sanguínea de una vaca, no necesariamente significa que el animal está infectado en ese momento.

De hecho, una vaca que porta el virus de fiebre aftosa sólo es infecciosa por alrededor de 1,7 días, dijeron los expertos.

Mark Woolhouse de la Universidad de Edinburgo en Gran Bretaña, que trabajó en el estudio, dijo que el hallazgo altera significativamente el pensar de los científicos respecto al virus y que tendría implicancias también en otras enfermedades.

"Este estudio muestra que lo que creíamos saber sobre la fiebre aftosa no es del todo cierto", precisó.

"En tanto, lo que creíamos saber sobre la influenza humana y otros patógenos infecciosos podría no ser completamente preciso tampoco", agregó.

La fiebre aftosa es una de las enfermedades infecciosas más importantes del mundo que afecta a los animales de granja y es considerada como una gran amenaza económica en Europa.

Los países donde el virus de fiebre aftosa es endémico, en partes de Asia, Africa, Oriente Medio y Sudamérica, pueden invertir grandes sumas de dinero en vacunar a sus animales varias veces al año y los ganaderos a menudo son obligados a sacrificar a su ganado si se confirma un caso de fiebre aftosa en la manada.

En el 2011, Gran Bretaña sufrió una de las peores epidemias de fiebre aftosa en afectar a los países desarrollados en varias décadas, lo que llevó al sacrificio de millones de animales.

El brote devastó la industria ganadera de la nación y le significó a Gran Bretaña un costo estimado de aproximadamente 8.500 millones de libras esterlinas (14.000 millones de dólares).

(1 dólar estadounidense=0,6052 libras esterlinas)