Viernes, 6 de Mayo de 2011

Los opositores sirios desafían al régimen con otra protesta masiva

Las manifestaciones en las principales ciudades del país se saldan con al menos 21 muertos

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·06/05/2011 - 21:40h

Decenas de miles de personas salieron a las calles de Damasco y de otras ciudades sirias después de la plegaria del mediodía para protestar contra el régimen del presidente Bashar al Asad cuando se cumplen siete semanas del inicio de los incidentes en la ciudad de Derá, al sur del país. La jornada se saldó con la muerte de al menos 21 personas, según los activistas y las autoridades.

La de este viernes fue probablemente la jornada que ha contado con más manifestantes desde el 18 de marzo, lo que indica que las protestas van a más a pesar de que el Gobierno ha sacado al Ejército en varias localidades, en claro desafío a las denuncias y las amenazas de sanciones que se han hecho en Occidente contra el régimen sirio.

En este sentido, los representantes de la UE acordaron en Bruselas imponer sanciones contra altos funcionarios de ese país, como limitarles la posibilidad de viajar y congelar sus depósitos bancarios, unas medidas que se aprobarán el lunes si ningún miembro de los Veintisiete se opone. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que las autoridades sirias han aceptado que entren en el país observadores de la ONU para verificar la situación humanitaria.

En Homs, al norte de Damasco, unas 10.000 personas entonaron la omnipresente consigna que se cantó por primera vez en Túnez hace seis meses, "El pueblo quiere la caída del régimen", una consigna que se ha hecho popular por todas partes. Las Fuerzas de Seguridad y los matones paramilitares vestidos de civil abrieron fuego contra la multitud causando al menos 15 muertos, según algunos activistas. Las autoridades dijeron que una "banda criminal" mató a un oficial del Ejército y cuatro policías.

En Hama, cerca de Homs, murieron seis manifestantes. En Baniyas, que está en la costa, se manifestaron unas 5.000 personas que portaban ramos de olivos y banderas sirias y gritaban consignas contra el régimen. En Derá las tropas todavía patrullan las calles aunque el Gobierno dijo el jueves que la retirada militar había comenzado después de conseguir todos sus objetivos.

El exdiputado y activista de la oposición Riad Seif fue detenido en Damasco en el barrio de Midan, el lugar de la capital donde las protestas fueron más intensas. En Duma, un suburbio de Damasco, las Fuerzas de Seguridad acordonaron la localidad y no permitieron que nadie entrara o saliera. No obstante, en la capital y en otras ciudades hubo manifestaciones a favor del régimen.

565 manifestantes muertos

Las informaciones procedentes de Siria no se pueden contrastar con facilidad porque las autoridades no permiten la entrada de periodistas extranjeros. Según algunas ONG de derechos humanos, durante las protestas han muerto 565 manifestantes.

El Gobierno transmite el mensaje de que la población debe elegir entre el régimen, que defiende el orden y la seguridad, y el caos y el riesgo del islamismo radical. Una gran parte de la población está del lado del régimen por temor a lo que puede venir después, en especial si se tiene en cuenta lo que ocurrió en Irak tras la caída de Sadam Hussein.

Las autoridades de Damasco insisten en que las protestas se han originado en el extranjero y están lideradas por islamistas que buscan el poder. Este mismo viernes tuvo lugar una manifestación de apoyo a los rebeldes sirios en el puerto libanés de Sidón. La concentración la convocaron grupos salafistas.