Viernes, 6 de Mayo de 2011

Las estadísticas en el Sánchez Pizjuán son negativas para el Real Madrid

EFE ·06/05/2011 - 12:29h

EFE - El entrenador portugués del Real Madrid, José Mourinho (i), y el segundo técnico del equipo Aitor Karanka (d). EFE/Archivo

Un empate o una derrota del Real Madrid ante el Sevilla en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, un hecho que ha ocurrido en el 69,69 por ciento de las ocasiones en la que ambos equipos se han enfrentado, daría el título de campeón de Liga al Barcelona siempre que los hombres de Pep Guardiola ganen al Espanyol en el Camp Nou.

Si el equipo azulgrana hace sus deberes, el Real Madrid no deberá echar la vista atrás para encomendarse a los precedentes que ha vivido con su rival del sábado. Firmar tablas en el feudo sevillista o que la escuadra dirigida por Gregorio Manzano sume tres puntos condenarían al club presidido por Florentino Pérez. Y en 46 de los 66 enfrentamientos entre Sevilla y Real Madrid se ha producido un marcador favorable, en este caso, a los intereses barcelonistas.

En total, desde el primer partido que disputaron Sevilla y Real Madrid el 31 de marzo de 1935 con victoria blanca por 1-3, el equipo andaluz ganó 31 encuentros y empató 15. Fue derrotado en otras 20 ocasiones, y la última vez fue en la temporada 2008/2009 con el resultado contundente de 2-4.

En general, la historia de los duelos entre ambos clubes está repleta de largas rachas sin victorias madridistas.

La primera serie de derrotas o empates madridistas apareció entre la temporada 1935/1936 (con un parón por la Guerra Civil) y la disputada en los años 1943 y 1944. En ella, el Real Madrid sumó seis visitas consecutivas sin ganar en el estadio del Sevilla.

La segunda gran racha sevillista de éxitos apareció entre la temporada 1949/1950 y la 1957/1958. Fueron nueve partidos consecutivos en los que el Sevilla ganó ocho y empató uno. Un gran encuentro de Alfredo Di Stéfano en el curso 1958/1959, en el que ganaron los blancos 1-3, acabó con la victoriosa racha sevillana.

Después de años de alternancia, llegó otra serie de partidos en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán favorables al Sevilla. Entre la temporada 1975/1976 y la 85-86, el Real Madrid visitó a sus rivales del sábado en once ocasiones, con premios muy escasos. En esos años jugó once partidos con seis empates y cinco derrotas, alguna dolorosa como el 4-1 del año 1983.

La última mala racha del club que ahora preside Florentino Pérez llegó entre el año 2003 y el 2008, con cuatro derrotas y un empate en el campo del Sevilla. No es la más larga, pero sí la más significativa de los tiempos modernos.

Por el contra, el Real Madrid ha conseguido ganar consecutivamente en feudo sevillista en cinco ocasiones. Lo hizo en las campañas de 1947-1948 y 1948-1949, en la 1966-1967 y 1967-1968, en las comprendidas entre 1993-1994 y 1996-1997 (cuatro partidos seguidos) y en la 2001-2002 y 2002-2003.

No son datos muy buenos para el Real Madrid, que necesita un milagro para ganar la Liga. Debe ganar prácticamente todo y que el Barcelona pierdas como mínimo tres de los cuatro partidos que restan. De momento, el primer escollo para los blancos es Sevilla, donde los datos históricos no son nada beneficiosos para sus intereses.