Viernes, 6 de Mayo de 2011

Bin Laden preparaba un gran ataque contra trenes en EEUU

Los papeles encontrados en la casa de Bin Laden muestran que quería emular el 11-S

ISABEL PIQUER ·06/05/2011 - 22:18h

Al Qaeda planeaba atentar contra la red ferroviaria de EEUU.

Al Qaeda planeaba atentar contra trenes en Estados Unidos, según ha revelado el material incautado en la residencia de Bin Laden por los comandos de los Navy Seals. “El hecho de que el terrorista más buscado estuviera considerando seguir atentando contra EEUU no es una sorpresa, pero nos recuerda que debemos seguir siendo vigilantes”, subrayó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

La alerta del Departamento de Seguridad Nacional y del FBI, difundida por los medios estadounidenses, indica que “en febrero Al Qaeda se planteaba atentar contra trenes en algún lugar de EEUU en el décimo aniversario del 11 de septiembre de 2001”.

Una de las opciones, explica el documento, era “manipular las vías para que el tren descarrilara en un valle o en un puente”, un plan que se ideó en febrero de 2010. Washington ha puntualizado, sin embargo, que carece de indicios de que esa posible trama hubiera llegado a ponerse en marcha y hubiera superado el estado de “proyecto”.

Desde la muerte de Bin Laden, las autoridades han extremado la prudencia y en el caso de posibles objetivos, como Nueva York y Washington, han aumentado la presencia policial, sobre todo en sitios emblemáticos y medios de transporte. Pero el Gobierno no ha emitido una alerta terrorista debido a la inexistencia de datos específicos o creíbles sobre un plan en marcha.

El plan de Al Qaeda “parece algo muy intangible y no tenemos pruebas de que se desarrolló más allá de las discusiones”, declaró el portavoz del Departamento de Seguridad, Matt Chandler.

La idea que emerge sobre todo de los documentos incautados es que Bin Laden, lejos de ser un figura simbólica de la organización, tramaba nuevos atentados de la magnitud del 11-S en fechas simbólicas como aniversarios o vacaciones. Los comandos encontraron notas manuscritas del líder terrorista que lo atestiguan.

Bin Laden seguía en contacto con la red que creó y era mucho más activo de lo que los analistas estimaban, cuando interpretaban el secreto de su paradero como prueba de que tenía un papel menos importante en la logística de Al Qaeda. “No era sólo una figura simbólica”, declaró a The New York Times una de las fuentes que comentó los nuevos datos. “Continuaba planificando y buscando ideas sobre objetivos para comunicárselas a otros líderes de Al Qaeda”, dijo. Su correo, Abu Ahmed al Kuwaiti, el hombre cuya pista llevó finalmente al paradero de Bin Laden, presuntamente transmitía sus instrucciones al resto de la cúpula.

Tras visitar el jueves la Zona Cero y honrar a los fallecidos en el 11-S, Obama se desplazó hasta Kentucky, a la base militar de Fort Camp-

bell, donde se reunió con algunos de los integrantes del comando de operaciones especiales de la Marina (Seals) que abatió al líder terrorista en Abbottabad. En el encuentro, Obama agradeció a los soldados su valentía y su sacrificio en la operación y les felicitó por su trabajo.

Fort Campbell es la base de la 101 División Aerotransportada y del 160 Regimiento de Operaciones Especiales de Aviación, a la que pertenecen los pilotos de los helicópteros empleados en la operación Geronimo. Una división aerotransportada que, según subrayó la Casa Blanca, tiene un glorioso pasado: “Fueron los primeros en pisar suelo ocupado francés en la Segunda Guerra Mundial, participaron en Vietnam, en la operación Tormenta del Desierto, en la guerra de Irak y en Afganistán”.

El presidente ya se reunió el miércoles en el Despacho Oval con el mando de los Navy Seals, el almirante William McRaven, que supervisó la operación, para agradecerle personalmente el éxito de la misión.

El secreto de los helicópteros

Mientras, han surgido más detalles de la misión. Como el uso de unos helicópteros que Washington ni siquiera reconoce poseer, un modelo más sofisticado que los Black Hawks, usados normalmente en este tipo de misiones. Fue la razón principal por la que los comandos decidieron volar en pedazos el aparato que tuvo un fallo técnico durante la misión y se vio obligado a aterrizar.

Los analistas ni siquiera parecen conocer el nombre de estos helicópteros, mucho más silenciosos que sus predecesores, un factor fundamental en una misión que contaba con el efecto sorpresa y se desarrolló a primeras horas de la madrugada.

Noticias Relacionadas