Viernes, 6 de Mayo de 2011

El Gobierno acata la sentencia y advierte de que debe ser cumplida por todos

EFE ·06/05/2011 - 07:31h

EFE - Fachada del Tribunal Constitucional, en Madrid. EFE/Archivo

El Gobierno ha afirmado hoy que acata y respeta la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que da luz verde a Bildu para que se presente a las elecciones del próximo 22 de mayo y ha advertido de que las decisiones del TC "deben ser cumplidas por todos los ciudadanos y poderes públicos".

En un comunicado del Ministerio de Justicia, el Ejecutivo ha subrayado que en el sistema constitucional corresponde a los tribunales determinar la legalidad de las candidaturas electorales.

"En el Estado de Derecho a cada poder del Estado corresponden concretos cometidos y el Gobierno ha cumplido con los suyos", destaca el Gobierno, que recuerda que decidió impugnar todas las candidaturas de Bildu al considerar que había "motivos suficientes para cuestionar su legalidad".

"Las decisiones del máximo intérprete de la Constitución, que tiene la última palabra en esta materia, deben ser cumplidas por todos los ciudadanos y poderes públicos", concluye el comunicado oficial.

Fuentes del Ejecutivo han precisado a Efe que "De la misma forma que el Gobierno expresó su total respeto y acatamiento a lo acordado por el Supremo, en esta ocasión hace lo propio con la adoptada por el Constitucional, porque es un principio básico en democracia actuar de esa forma ante las decisiones de los tribunales", han señalado las fuentes.

De ahí que hayan expresado su confianza en que los representantes de todas las fuerzas políticas, con independencia de que puedan estar más o menos de acuerdo con la decisión, expongan también su respeto ante lo acordado hoy por el TC.

Las fuentes citadas no han querido hacer comentarios a la posibilidad de que el PP insista en el argumento esgrimido en las últimas jornadas por algún miembro de este partido en el que apuntaban que desde el Gobierno se estaba presionando al TC para que revocara la decisión del Supremo.

Tampoco han querido entrar en las "elucubraciones" de que por parte del Ejecutivo se hubieran dado garantías al PNV de que habría una decisión de este tipo después de que su presidente, Íñigo Urkullu, anunciara que su partido dejaba de apoyar al Gobierno al no permitirse a Bildu concurrir a los comicios.

"Es innecesario hacer comentarios al respecto porque quien decide la presencia o no de un partido o una coalición en las elecciones no es el Gobierno, sino los jueces. No hay más interpretaciones que valgan", han recalcado las fuentes.

Tras señalar que el Ejecutivo hizo su trabajo y tanto la Abogacía del Estado como la Fiscalía expusieron sus planteamientos sobre Bildu, han insistido en que el Tribunal Supremo hizo el suyo y ahora le ha tocado el turno al Tribunal Constitucional.

"Es la democracia, y ante la decisión adoptada, respeto, respeto y respeto", han recalcado las fuentes.