Viernes, 6 de Mayo de 2011

Aguirre la lía con su promesa electoral de libre elección de colegio

PSOE e IU coinciden en considerar que al final serán los centros los que seleccionen a los alumnos y no al revés

YOLANDA GONZÁLEZ ·06/05/2011 - 01:00h

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ayer, en un acto con mujeres organizado por el Partido Popular. marta jara

Ya lo avanzó Esperanza Aguirre el pasado 2 de mayo, fiesta de la Comunidad de Madrid, cuando se le preguntó si podía avanzar los ejes de la campaña electoral que arrancó anoche. "Educación, educación y educación", respondió la presidenta. Y así será, al menos en el primer tramo de la recta que conduce hasta el 22-M.

Amortizada y explotada de cara a la opinión pública su propuesta de crear aulas de excelencia para los alumnos más aventajados en los colegios que así lo requieran, la presidenta de la Comunidad y candidata del PP ha puesto sobre la mesa otra iniciativa igual de polémica y que ayer monopolizó el discurso de los candidatos madrileños.

Los socialistas acusan al PP de tapar los problemas reales de la educación

La propuesta en cuestión en crear un "área única educativa", lo que en la práctica, según ha aclarado el equipo de la presidenta, conllevaría que la proximidad del domicilio de los padres puntúe al mínimo a la hora de optar a una plaza en un centro educativo para sus hijos. Por contra, primarán más otros criterios, como los que fijan los centros, con lo que podría correrse el riesgo de que sean los colegios los que escojan a los alumnos.

Para el PP es un avance más en la "libertad de elegir", uno de los lemas que siempre están en boca de la presidenta y que ya ha puesto en práctica en materia sanitaria. Para el resto de fuerzas con representación en la Asamblea de Madrid, es una medida discriminatoria.

¿Dónde está el misterio?

La presidenta logra que el debate con sus rivales sea el domingo

¿Qué hay detrás de esta propuesta del PP? Amparo Valcarce, exdelegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid y número dos de la lista del PSM a la Asamblea de Madrid, rechazó ayer que en la región haya "problemas de libertad de elección de centro".

Sí los hay, por ejemplo "por los recortes presupuestarios, que significan 2.500 profesores menos" y por el hecho de que Madrid, según Valcarce, esté "a la cola en gasto por alumno". "De esto es de lo que Aguirre no quiere hablar. No quiere hablar de los problemas reales de la educación en Madrid", consideró.

Frente a la oferta educativa "discriminatoria" de Aguirre, el PSOE se comprometió a invertir en esta materia "para que nadie se vaya de su barrio para tener un buen colegio". "Los alumnos con problemas escolares, las familias desfavorecidas, serán fácilmente rechazadas [por los centros]", alertó la número dos de la candidatura que encabeza Tomás Gómez.

Tampoco pudo evitar entrar a este debate Jaime Lissa-vetzky, el candidato del PSM a al alcaldía. Cree el rival del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón que la denominada supresión de la "zonificación educativa" supondrá "no que los padres elijan centro sino que los centros elegirán alumnos".

Más gráfico en su reacción fue el coordinador regional de IU a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Gregorio Gordo no tuvo ningún reparo a la hora de tildar de "gansada" la nueva iniciativa de Esperanza Aguirre, que, por cierto, está todavía en pañales. Esto hacía que más de uno en el PP de Madrid se felicitase ayer por el impacto de una propuesta que de momento no ha sido explicada al completo, entre otras cosas por que el partido tiene que bucear en la Ley Orgánica de Educación, de carácter estatal, a fin de buscar todos los resquicios de autonomía posibles.

Además de ver en el área sanitaria única una "gansada", Gordo vaticinó que podría crear "perfiles de alumnos diferentes". Es decir, "guetos y segregación".

El "miedo" del PSOE

Si hay algo por lo que no se puede criticar a la presidenta madrileña es por mantenerse al margen. Ayer, un día después de su primer anuncio estrella antes del 22-M, salió a defenderse de las críticas a su área única educativa. Reconoció que haya generado "polémica" y apuntó al origen de tal "polémica": el PSOE. Todo porque, a su entender, tienen "miedo a la libertad de elegir". También aseguró que, pese a que pretende eliminar la zonificación, "los criterios que se aplican de acuerdo a la ley para entrar en los colegios se siguen aplicando". Ahí se quedó. Sin más.

Como estamos en cam-paña electoral, a la presidenta le costó muy poco esfuerzo conseguir el visto bueno de Ruiz-Gallardón, uno de sus principales rivales dentro de las filas conservadoras. El regidor municipal se mostró a favor de "todo lo que sea aumentar la libertad de elección de los padres".

Las horas previas al inicio de la campaña también estuvieron protagonizadas por los debates electorales. Todo pintaba que iba a acabar el día sin acuerdo, hasta que, al filo de las 22.00 horas, el equipo de Tomás Gómez informaba de que sí, de que acudirá al debate en Telemadrid la noche del próximo domingo, como quería la presidenta. Se trata de un formato a tres, con lo que también estará Gregorio Gordo.

El PSM, que dio su brazo a torcer "por respeto a los madrileños", volvió a exigir una segunda ronda de debates, pero en TVE. Un día después, el lunes, debatirán los tres candidatos al Ayuntamiento.