Viernes, 6 de Mayo de 2011

La insurgencia poética de Gamoneda

El poeta, próximo a cumplir 80 años, recibe un homenaje en Toledo y anuncia la publicación de un nuevo poemario

PAULA CORROTO ·06/05/2011 - 08:30h

Antonio Gamoneda, esta semana en Toledo. G. Pecot

Dice Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) que dentro de 30 años ya no le quedarán "ni pies ni cabeza" para seguir protestando. El poeta, que cumplirá 80 años a finales de mayo, es consciente de que cuando la muerte acecha no es momento de quedarse parado. "Mientras siga lúcido entenderé que la palabra poética tiene un cierto valor de insurgencia, de provocación y de protesta", cuenta a Público en una conversación telefónica desde Toledo, ciudad en la que varios poetas entre ellos, Juan Carlos Mestre y Clara Janés le han organizado una homenaje para celebrar su aniversario.

Ganador del Cervantes y el Reina Sofía en 2006, Gamoneda no ha sufrido el mal de los premios que atenaza a otros escritores. En los últimos años ha publicado el poemario Extravío en la luz, sus memorias infantiles, Un armario lleno de sombra, y ha aparecido en el documental Gamoneda. Escritura y alquimia. Para los próximos meses, según anuncia a este periódico, tiene previsto lanzar un nuevo libro de poemas y, "posiblemente", un segundo volumen de sus memorias. "Ya tengo 30 o 40 folios, pero yo no sé hacer unas memorias veraces sin hacer daño a algunas personas. Estoy un poco desconcertado y si me libero del desconcierto seguiré escribiendo, si no, no", confiesa.

"Mientras siga lúcido, entenderé que la palabraes provocación"

En este nuevo tomo, Gamoneda reescribe la "posguerra incivil", años de represión que le llevaron a la oposición y al combate en León. "Aprendí a hacer paños duros, que me hicieron comprender el mundo social de una manera que si hubieran sido años de placidez no hubiera logrado", afirma. ¿La desgracia es más edificante que la felicidad? "Sin duda, quien lo experimentó lo sabe, y yo lo experimenté", contesta.

Decepción política

De aquella lucha guarda recuerdos de sufrimiento que hoy le causan cierto desencanto. "Para los que estábamos en la oposición, lo que tenemos no es exactamente lo que esperábamos", señala. El poeta mira a la actualidad con decepción: "Hoy el poder es económico y no político. En cierto modo, la democracia es la máscara sonriente del capitalismo", sentencia. Y ve con buenos ojos la decisión de JoséLuis Rodríguez Zapatero de no volver a presentarse a las elecciones: "Para todo ser humano y un desgaste de cara a la opinión pública que hay que cortar".

"Hoy la democracia es la máscara sonrientedel capitalismo"

La insurgencia de Gamoneda le ha acompañado también en su producción literaria. Desde sus inicios se mostró contrario al realismo. "Poéticamente, los realistas son más conservadores", aclara. Una postura que alguna que otra vez le ha traído problemas, como le sucedió tras las muertes de Mario Benedetti y Ángel González. "Yo siempre puse énfasis en la conciencia y la conducta de Mario. Otra cosa es que no comparta su tendencia poética", explica.

El poeta de la muerte ha recobrado nuevos bríos. Desde el nacimiento de su nieta, Cecilia, afirma tener mucho menos temor a su llegada. "Uno termina haciendo suyo ese suceso incomprensible que es vivir", zanja.