Viernes, 6 de Mayo de 2011

Los militares podrán asociarse pero no ir a manifestaciones

El Congreso aprueba la Ley de Derechos y Deberes de las Fuerzas Armadas

IÑIGO ADURIZ ·06/05/2011 - 01:00h

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ayer, en su escaño del Congreso. marta jara

Más derechos individuales, pero sin lograr la ciudadanía plena. La Ley de Derechos y Deberes de las Fuerzas Armadas que aprobó ayer el pleno del Congreso permite a los militares ejercer su derecho de asociación, así como desarrollar su libertad de expresión. Pero establece unos límites claros: "El militar no podrá organizar ni participar activamente en reuniones de carácter político o sindical".

El proceso se inició hace un año con la aprobación en Consejo de Ministros del borrador que presentó el Ministerio de Defensa. Ayer, todos los grupos votaron a favor de la medida, excepto CiU y UPyD, que se abstuvieron. El texto será remitido ahora al Senado, donde se abrirá un nuevo proceso de enmiendas antes de volver al Congreso para su aprobación definitiva.

Sólo CiU y UPyD se abstuvieron del consenso general en torno a la ley

Se trata de la primera ley que regula los derechos de los militares, una asignatura pendiente de los sucesivos gobiernos desde la llegada de la democracia. Por primera vez, se regula el asociacionismo de los miembros de las Fuerzas Armadas, si bien las organizaciones de militares "no podrán llevar a cabo actividades políticas ni sindicales, ni vincularse con partidos políticos o sindicatos".

Para desarrollar ese derecho se crea el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, cuyo objetivo es la "interlocución" de las asociaciones profesionales con el Ministerio de Defensa. En las reuniones, las organizaciones podrán plantear "propuestas o sugerencias relacionadas con la condición militar, el ejercicio de los derechos y libertades, el régimen de personal y las condiciones de vida y trabajo en las unidades".

Otro de los organismos que crea la normativa es el Observatorio de la Vida Militar, un órgano independiente que será escogido por el Parlamento y que estará compuesto por personalidades vinculadas al ámbito militar que realizarán informes sobre las condiciones laborales y sociales de los miembros de las Fuerzas Armadas.

Los militares son hoy «más ciudadanos», asegura Chacón

Durante la tramitación en el Congreso, sí se han introducido algunas novedades respecto al texto inicial presentado por Defensa. Se amplía el derecho a la intimidad personal de los militares y, en su salvaguarda, se tienen en cuenta "las circunstancias en que tengan lugar las operaciones". Asimismo, se ha disociado el ámbito del servicio del ámbito personal, familiar y social del militar.

IU logró incorporar en las últimas semanas una enmienda que obligará al Gobierno a reformar en seis meses la Ley de la Carrera Militar en relación al sistema de ascensos. La reforma deberá incluir un periodo transitorio de aplicación del nuevo sistema de evaluación para el ascenso a los militares que no se les haya aplicado la antigüedad.

"Son más ciudadanos"

La ministra de Defensa, Carme Chacón, consideró ayer que, gracias a esta ley, "los militares son más ciudadanos", por lo que agradeció a los grupos el "amplísimo consenso" obtenido en la Cámara Baja.

Gaspar Llamazares, de IU, mostró su "moderada satisfacción" con la aprobación porque, lamentó, "todavía gravitan sobre esta ley lo que podríamos denominar tabúes" en referencia a una posible politización de las Fuerzas Armadas. La portavoz de Defensa del PP, Beatriz Rodríguez Salmones, destacó que la ley tiene "voluntad de Estado y de permanencia", pero agregó que es "manifiestamente mejorable".

Rosa Díez explicó que la reticencia de UPyD para aprobar la norma es que no permite a los militares afiliarse a partidos políticos. Esta es la misma idea que defendió el representante de CiU en la Comisión de Defensa, Jordi Xuclà.