Viernes, 6 de Mayo de 2011

La Iglesia tendrá que readmitir a la maestra casada con un divorciado

El Obispado de Almería prescindió de la profesora en 2001, tras su boda por lo civil

DANIEL AYLLÓN ·06/05/2011 - 01:00h

Resurrección Galera y su marido, Johannes Romes, el pasado 19 de abril, tras conocer el respaldo del Tribunal Constitucional. carlos pérez

La Iglesia católica, el Ministerio de Educación y la Junta de Andalucía tendrán que readmitir "inmediatamente" a la profesora de Religión Resurrección Galera, Resu, a la que el Obispado de Almería no renovó su contrato para el curso 2002/2003 por haberse casado por lo civil con un hombre divorciado.

La maestra recibió ayer la notificación del Juzgado de lo Social número 3 de Almería, que cambió el sentido de una sentencia anterior que desestimaba la denuncia de la profesora por despido nulo. Pese a su experiencia profesional Galera impartía clase desde 1994 en el colegio público que determinaba cada año el Obispado, la Iglesia entendió que su vida en pareja sin contraer matrimonio canónico era incompatible con el cargo de maestra.

El juez pide la reincorporación "inmediata" de la docente

Tanto el Juzgado de lo Social número 3 de Almería como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía respaldaron en su día que se trataba de "una relación laboral objetivamente especial que se caracteriza por la confianza que requiere el trabajo encomendado, por lo que es lógico que no se produzca la propuesta si quien tiene atribuida legalmente la competencia para efectuarla la jerarquía eclesiástica ha perdido la confianza en la actora para impartir clases de Religión católica, porque considera que por el hecho de haber contraído matrimonio civil se ha apartado de la doctrina de la Iglesia".

Ambos organismos se abstuvieron de ponderar los derechos fundamentales en juego, limitándose a declarar que, puesto que no estaba contratada, el despido no podía ser nulo. Pero la sentencia considera probada la relación laboral que mantenía Galera con la Iglesia desde el curso 1994/1995, en base al sueldo mensual que percibía.

El cambio de criterio lo propició hace apenas dos semanas el Tribunal Constitucional, que obligó a repetir el juicio teniendo en cuenta que la decisión del Obispado de Almería había vulnerado los derechos de la profesora a no sufrir discriminación por circunstancias personales; a la libertad ideológica en conexión con el derecho a contraer matrimonio en la forma legalmente establecida y a la intimidad personal y familiar.

El Constitucional obligó hace dos semanas a revisar el caso

No obstante, la sentencia no es firme y la abogada de la profesora, Amalia Robles, espera la reacción de la Iglesia, "a pesar de que el Constitucional dejó bien claro que se habían vulnerado derechos fundamentales", explicó ayer. Aunque el Obispado opte por reclamar ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Robles exige que la readmisión de la profesora se produzca "de forma inmediata", sin esperar una nueva resolución. La Iglesia tiene un plazo de cinco días para interponer un recurso.

Diez años de espera

Cuando fue despedida, en mayo de 2001, Resu trabajaba dando clase a alumnos de Primaria en el colegio público Ferrer Guardia, en el barrio almeriense de La Cañada. Alguien "nunca supe quién", relató hace dos semanas Galera a Público avisó al Obispado de que la profesora de Religión se había casado con un hombre divorciado de nacionalidad alemana. En agosto, tras siete años de ejercicio docente, el nombre de Resu no figuraba en el listado que el Obispado envía cada año a la Junta de Almería con los nombres de los profesores que ha elegido para impartir las clases de Religión.

El marido de la profesora, Johannes Romes, antiguo jefe de prensa del Bundestag, el Parlamento alemán, fue quien llevó el caso a los medios de comunicación. "El hecho de sacarlo en prensa no fue por hacerle daño a ellos, fue por ver si podía mejorar mi situación, y, si no yo, al menos otros compañeros en mi misma situación", explicó Galera.

¿Después de siete años, volverá a sus clases? "Soy una enamorada de la enseñanza y me encantan los niños. He estado casi tres años como educadora infantil trabajando con niños chiquititos en un colegio de la Junta. No lo descarto", dijo.

Noticias Relacionadas