Viernes, 6 de Mayo de 2011

Un vendaval que puede quedar en lluvia fina

El CIS prevé que el PSOE pierda por la mínima el gobierno en Asturias Castilla-La Mancha y Barcelona

C. MARTÍN ·06/05/2011 - 01:00h

Las encuestas preelectorales del Centro de Estudios Sociológicos (CIS) hechas públicas ayer suponen, a primera vista, un varapalo para el PSOE porque perdería tres de las cinco comunidades que gobierna: Castilla-La Mancha, Asturias e Illes Balears. Y a ello se sumaría el Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, una segunda lectura permite observar que en todas esas batallas electorales, salvo en la balear, el Gobierno depende de un único escaño.

El trabajo de campo de los sondeos fue realizado entre el 17 de marzo y el 17 de abril, lo que significa que el anuncio de Zapatero de que no repetirá en 2012 se produjo justo en mitad de ese periodo.

El PSOE sólo estaría en disposición de mantener dos de los cinco gobiernos que ostenta hoy, Aragón y Extremadura, mediante alianzas con otros partidos minoritarios.

El CIS apunta que Castilla- La Mancha y Asturias podrían cambiar de color político. El estudio estima que los conservadores obtendrán el 46,3% de los votos en el feudo castellanomanchego, un 1,3% más que los socialistas, que lograrían el 45% de las papeletas. Esta mínima ventaja se traduciría en un escaño más para el PP y en mayoría absoluta.

Aunque en Asturias la fuerza más votada es el PSOE, que logra el 35,7% de las papeletas y 19 escaños, los socialistas no tienen garantizado retener este gobierno ni coaligándose con IU (tres diputados), al no sumar los 23 que dan la mayoría absoluta. Así se abren dos escenarios: un Gobierno socialista en minoría o un pacto entre el PP, que lograría 16 escaños, y el Foro Asturias de Francisco Álvarez-Cascos, que irrumpe en el escenario electoral como tercera fuerza política con el 15% de los votos y siete escaños.

Después del 22-M, el PP estaría en disposición de sumar Illes Balears, al conseguir una holgada mayoría absoluta. Y los conservadores no tendrán que hacer números en las cinco comunidades donde ahora gobiernan: Madrid, País Valencià, Castilla y León, Murcia y La Rioja. El PP amplia su ventaja electoral y disfruta de una holgada mayoría absoluta, incluido Francisco Camps y su lista de imputados.

En las comunidades gobernadas por partidos regionalistas, Navarra, Canarias y Cantabria, el escenario se mantiene bastante estable respecto a 2007.

Ciudades en juego

Inalterable sigue también el dominio conservador en las ciudades de Madrid y Valencia. Los conservadores lograrán entre 33 y 34 concejales en la capital y 21 en el Ayuntamiento de Valencia. Los socialistas, por su parte, podrán conservar mediante pactos las alcaldías de Santiago de Compostela y Zaragoza.

Pero son otras dos ciudades las que serán clave para decidir quién ha ganado los comicios locales: Barcelona y Sevilla. En la capital catalana, la suma de CiU (16 ediles) y PP (5) supone justo la mayoría absoluta. En la localidad andaluza, el CIS no se moja: pronostica para el PP 16 o 17 concejales; en el primer caso gobernaría; en el segundo, no.