Viernes, 6 de Mayo de 2011

Berlusconi premia a los tránsfugas con puestos de Gobierno

'Il Cavaliere' nombra subsecretarios de Estado a varios diputados que le salvaron en el Parlamento

DANIEL DEL PINO ·06/05/2011 - 01:00h

Silvio Berlusconi.

Massimo Calearo, Catia Polidori y Bruno Cesario ya tienen su recompensa. Silvio Berlusconi les obsequió ayer, tras el Consejo de Ministros, con un puesto como subsecretarios en el Gobierno, en agradecimiento por los servicios prestados. Los tres salvaron al primer ministro italiano en una moción de censura en diciembre al cambiar de partido en el último minuto (aquella votación terminó con 314 votos a favor del primer ministro y 311 en contra).

Pero no son los únicos tránsfugas que entraron a formar parte de la nómina del Ejecutivo. A ellos les acompañan otros seis subsecretarios más, todos parlamentarios que han cambiado de chaqueta en los últimos cinco meses, sosteniendo con sus votos en el Parlamento a Il Cavaliere, especialmente en el caso Ruby. Se trata de Daniela Melchiorre, Aurelio Misiti, Ricardo Villari,Antonio Gentile, Giampiero Catone y Luca Bellotti, que ocuparán áreas tan variadas como Economía, Bienestar, Infraestructuras y Cultura.

El caso de Calearo es especial ya que será consejero personal de Berlusconi en Comercio Exterior después de haber dado un volantazo ideológico memorable. Fue elegido diputado en 2008 con el Partido Democrático de centroizquierda. Un año más tarde dimitió y se fue a las filas de Alianza por Italia (centroderecha) y a dos semanas de la moción de censura, y con rumores de soborno de por medio, montó un nuevo grupo que acabó denominándose Movimiento de Responsabilidad, de donde salen la mayoría de los diputados ascendidos ayer.

El Ejército limpiará Nápoles

Pero no fue el único regalo concedido ayer por Il Cavaliere. A partir del lunes, 180 soldados limpiarán las calles de Nápoles, que vuelven a estar cubiertas por 3.000 toneladas de basura. La noticia será bien recibida en la capital de Campania, sobre todo por los miembros del partido de Berlusconi, ya que faltan sólo diez días para las elecciones municipales.