Viernes, 6 de Mayo de 2011

Asad blinda Damasco ante otro viernes de protestas

El Ejército sirio detiene a 300 personas y refuerza la presencia de militares

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·06/05/2011 - 06:00h

Algunos tanques abandonan ayer Derá. LOUAI BESHARA / af

El régimen sirio envió ayer un nuevo mensaje al país en el sentido de que está dispuesto a llegar hasta el final para acabar con las protestas y desplegó a cientos de soldados en Saqba, un suburbio de Damasco, para arrestar al menos a 300 personas después de interrumpir el servicio de teléfono y de internet.

La campaña recordó a otras en las que se ha arrestado a todos los varones de entre 15 y 40 años. Las detenciones se produjeron ayer en varias ciudades, especialmente en Derá, pero también en Homs y Baniyas, entre otras.

La oposición ha convocado para hoy manifestaciones después de los rezos

El hecho de que el Ejército haya decidido actuar de esta manera en Damasco puede significar que teme que las protestas se extiendan a la capital. En las redes sociales se comentó ayer que hubo más protestas en barrios y suburbios de Damasco. Si bien la capital ha sido testigo de manifestaciones con una participación limitada, los militares habían optado por mantener hasta ahora un perfil bajo.

La oposición ha convocado para hoy una jornada de protesta en todo el país que tendrá lugar después de la plegaria del mediodía, y la ha llamado "Viernes de los Mártires" o "Viernes del Desafío".

En la ciudad de Baniyas, que está en la costa mediterránea, se observó la presencia de más vehículos militares. Baniyas ha sido testigo de algunas de las mayores protestas de las últimas semanas. En sus alrededores había ayer tanques y vehículos blindados para el transporte de tropas.

En las redes sociales se comenta que han crecido las protestas en la capital del país

Siete semanas después del inicio de las protestas, algunas ONG estiman que el número de muertos se sitúa alrededor de 560. Los periodistas extranjeros siguen sin poder entrar en el país, de manera que la información que procede de Siria no se puede contrastar de manera independiente.

En la escena diplomática, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reveló que el miércoles mantuvo una conversación telefónica con el presidente Bashar al Asad en la que le pidió auténticas reformas "antes de que sea demasiado tarde", y que dé garantías a los "manifestantes pacíficos".

Por su parte, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, insistió desde Roma en que Washington está estudiando sanciones por los "ataques brutales" contra la población civil. El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, añadió que la UE debe suspender las negociaciones para el acuerdo de asociación de Siria e imponer restricciones de movimiento a los líderes implicados en la represión.

Retirada gradual de Derá

En la ciudad de Derá, al sur del país, se observó que algunos efectivos del Ejército, que han permanecido allí durante los últimos 11 días, comenzaron a abandonar la localidad ayer. Un cierto número de tanques y blindados salieron en dirección norte, pero otros siguen custodiando los accesos a la ciudad y los edificios públicos.

Los vecinos aseguraron que en los tejados de la zona seguían apostados soldados. Otro testigo dijo a la agencia Reuters que el centro de la ciudad sigue tomado por los soldados y hay un control militar cada cien metros.

La agencia de noticias oficial siria informó de que un responsable militar había confirmado que el Ejército comenzó una "retirada gradual" de Derá después de "haber expulsado a elementos de grupos terroristas y de haber restaurado la seguridad, la paz y la estabilidad". El Ejército flexibilizó el toque de queda en la ciudad, que sigue sin electricidad ni teléfono.