Viernes, 6 de Mayo de 2011

Rajoy arranca una campaña plana rodeado de mujeres

Critica la política partidaria del PSOE y pide "igualdad de oportunidades"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·06/05/2011 - 00:00h

En el Partido Popular lo reconocen abiertamente desde hace días: quieren una campaña plana. Sin grandes sobresaltos, sin debates polémicos y sin preguntas incómodas. La derecha, con las encuestas a favor, no desea cometer ni un sólo error.

Para no dar pasos en falso, el jefe de la oposición se ceñirá a su guión: economía y paro. Su equipo explica hasta la saciedad que esos son los temas que interesan a los ciudadanos. En el PP no van a entrar a las provocaciones de los socialistas. Para los que rodean a Rajoy, son insultos a los que no hay que dar respuesta para no alimentar la crispación. No le darán, dicen, "ese placer" a José Blanco ni al Gobierno.

Cospedal exige al Gobierno que deje de "maltratar" a las autonomías

Por tanto, el líder conservador pretende exhibir su rostro más moderado. Al menos, con ese espíritu acudió ayer a Sevilla, una de las plazas más deseadas, a la tradicional pegada de carteles junto al líder del PP de Andalucía, Javier Arenas. Antes había estado en mítines en Madrid y Huelva. Sus dos actos fueron un ejemplo de lo dicho. Ni una propuesta, ni un anuncio. Sin grandes titulares. De puro trámite.

Rajoy arrancó horas antes la campaña electoral con las candidatas de su partido a las elecciones del 22-M. Entre ellas, cuatro cabezas de lista a autonomías: Esperanza Aguirre(Madrid), Luisa Fernanda Rudi(Aragón), Isabel Pérez-Espinosa (Asturias) y María Dolo-res de Cospedal (Castilla-La Mancha). En representación de los ayuntamientos, acudió, entre otras, Rita Barberá (Valencia).

Hace año y medio, Manuel Fraga pidió a Rajoy que analizara por qué en todos los sondeos figuraba que las mujeres preferían a Zapatero antes que a él. A Rajoy se le colgó la etiqueta de que no tenía tirón entre el electorado femenino. Ayer, intentó romper con ese sambenito y aprovechó la ocasión para defender que su partido no se mueve por cuotas y que defiende la igualdad de oportunidades.

En el PP no quieren entrar a "las descalificaciones" de los socialistas

Rajoy leyó la carta que le había enviado una joven en paro que le pedía que llegara pronto a la Moncloa para cambiar las cosas. El líder del PP recordó que hay más de 2.270.000 mujeres sin empleo y aseguró que él no creará ningún puesto de trabajo pero "si generará las condiciones" para ello.

El líder del PP hizo repaso de "los logros" que se alcanzaron con José María Aznar, como la primera ley de conciliación laboral y familiar o la nulidad del despido por maternidad o embarazo. Y recordó que, en su partido, las mujeres habían alcanzado puestos importantes sin recurrir a la paridad.

Comparaciones

"El PSOE no tiene ya nada que aportar", proclama el jefe de la oposición

Puso de ejemplo a Cospedal, Ana Mato o Soraya Sáenz de Santamaría. "En el PSOE esos mismos puestos los ocupan Pepiño Blanco, Marcelino Iglesias, José Antonio Alonso o Gaspar Zarrías. Y que nadie me acuse luego de hacer juicios de valor", denunció sin que nadie entendiera muy bien que incluyera en esa comparativa al secretario de política territorial del PSOE.

En el acto, moderado por la periodista Pilar Cernuda, las aspirantes del PP mostraron su inquietud ante las cuentas que se encontrarán si gobiernan. Cospedal pidió al Ejecutivo que no "maltrate" a las autonomías del PP. "Nos negamos a la discriminación que hacen de los ciudadanos en función del color político. No tienen la culpa. Algunos tienen la inteligencia de votar al PP y otros al PSOE", explicó. Mientras, Luisa Fernanda Rudi aseguraba que su formación no va a "recortar la sanidad ni los servicios, como dice el PSOE".

En Huelva, Rajoy dijo que votar a los socialistas era "un acto de generosidad inmensa que no se merecían". "Nada tienen ya que aportar a la economía", proclamó.