Jueves, 5 de Mayo de 2011

La CEOE retrasa el pacto de convenios por el 22-M

Los agentes sociales acuerdan la fórmula para enfrentarse a la caducidad de los acuerdos

B. CARREÑO ·05/05/2011 - 17:30h

La reforma de la negociación colectiva continúa sin acuerdo. Aunque los sindicatos habían echado esta vez toda la carne en el asador para cerrar el acuerdo ayer, la CEOE ha dilatado el pacto que no podrá tener la firma de las dos partes hasta pasadas las elecciones del 22 de mayo.

La interlocución laboral se ha vuelto a ver contaminada por la política. No es la primera vez. El miércoles mismo el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, le pedía a los agentes sociales que no demorasen más el pacto para que no se mezclara con la campaña electoral. Pero la suerte ya estaba echada.

La CEOE había decidido convocar su junta el 18 de mayo y la fecha (que ahora barajan incluso con retrasarla al 25) condiciona todo el pacto. Sin la junta no hay visto bueno para el acuerdo, y sin conocer la opinión de la patronal tampoco los sindicatos pueden retratarse ante sus órganos de dirección (que tienen convocados para la próxima semana), cuando el texto final puede cambiar. A priori, lo que se llevará a estos órganos es una declaración de principios que necesitará un desarrollo jurídico más detallado.

Por eso, Cándido Méndez (secretario general de UGT) e Ignacio Fernández Toxo (su homólogo en CCOO) intentaron convencer ayer al presidente de los empresarios, Juan Rosell, de que adelantara la fecha de la junta, una vez que se habían subsanado las principales diferencias. No fue posible. Si en el ánimo de los sindicatos estaba llegar a esta campaña con el acuerdo cerrado, en el de la patronal está el no soliviantar a sus federaciones, ya que muchas no ven con buenos ojos la firma, como un espaldarazo a la política de José Luis Rodríguez Zapatero. Lo cierto es que la negociación es bilateral, pero es obvio que un acuerdo sería un logro más para el PSOE, en plena campaña, algo que muchos empresarios se niegan a aceptar.

De hecho, el ministro de Fomento, José Blanco, acusó ayer al PP de "presionar" a algunos empresarios para que no salga adelante la reforma. En Los desayunos de TVE, Blanco aseguró que le "consta" que el PP quiere "dinamitar" la negociación colectiva, por lo que está presionando a "algunos" empresarios para que no la firmen. Otras fuentes indican que la fragmentación de la patronal, que está compuesta por muchas agrupaciones heterogéneas, en muchos casos autonómicas o provinciales muy ligadas a los poderes locales, ha sido el elemento que de facto ha boicoteado el acuerdo y ha frenado a Rosell antes de las elecciones.

Pese a este aparente desa-cuerdo, los agentes sociales tuvieron ayer una reunión fructífera en la que lograron desbloquear casi por completo uno de los temas más espinosos: la ultraactividad (la prórroga automática de los convenios vencidos). Según fuentes conocedoras de la negociación, la patronal ha aceptado que no decaiga el convenio y que en su lugar se implemente una "fórmula" que combine el tiempo de vencimiento de los convenios, la mediación y el arbitraje, aunque no han querido concretar cómo. La siguiente gran dificultad pendiente de resolver es la de los mecanismos de flexibilidad interna.

Las partes no se reunirán hasta la semana que viene para zanjar estas cuestiones.

Noticias Relacionadas