Jueves, 5 de Mayo de 2011

Trichet no quiere tropezar dos veces y retrasa la subida de tipos

Mantiene el precio del dinero en el 1,25% y asegura que seguirán así al menos hasta julio

PILAR BLÁZQUEZ ·05/05/2011 - 14:19h

El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pero el presidente del Banco Central Europeo (BCE) no quiere que a él le ocurra eso. Por eso ayer, Jean-Claude Trichet puso sobre la mesa una prudencia desacostumbrada y, no sólo mantuvo sin cambios los tipos de interés en el 1,25% como se esperaba, sino que cambió radicalmente el discurso por el que habían apostado todos los expertos.

En lugar de pronunciar las palabras clave, "mantener una fuerte vigilancia sobre la economía", el máximo responsable de la política monetaria europea aseguró que "seguirá muy de cerca la situación económica". Este matiz en la complicada jerga que utiliza Trichet significa que en lugar de subir los tipos de interés en la próxima reunión, como había insinuado el mes pasado y como todos los expertos preveían, los va a mantener sin cambios al menos hasta julio.

El Tesoro coloca 3.354 bonos a cinco años más caros que en marzo

Las fuertes críticas a la decisión del pasado 7 de abril de subir el tipo de interés le debieron recordar el gran error de su carrera, cuando en el comienzo de la crisis en 2008 subió el precio del dinero mientras el resto de bancos centrales hacían justo lo contrario. Exactamente igual que ahora, en que tanto la Reserva Federal (Fed) como el Banco de Inglaterra no han subido tipos.

La decisión de ayer del BCE puede suponer un respiro, al menos temporal, a las economías más debilitadas de la Unión Europea, entre ellas la española, y el resto de la periferia. Y, sobre todo, debería servir para aliviar la tensión que ha generado en el euríbor, el tipo de interés al que hacen referencia las hipotecas en España, que lleva más de 30 días de subida y ya está en el 2,173%.

En cambio, la inesperada prudencia de Trichet tumbó al segundo la cotización del euro, que perdió casi un 2% en la sesión, hasta los 1,45 dólares. "La cotización alcista había descontado una subida de tipos, pero la reacción del mercado fue exagerada", asegura Francisco López-Ollé, de XTB.

El riesgo país de España sube y vuelve a superar los 200 puntos básicos

Las bolsas, en cambio, recibieron con alegría decisión de BCE, que sirvió para frenar las pérdidas que estaban registrando a lo largo de la sesión. Aún así, no hubo tiempo para recuperar las ganancias y el cierre fue negativo en todos los índices europeos, excepto en el DAX alemán, que ganó un 0,04%, y en el PSI 20 portugués, que subió un 1,24% pese a la dureza del plan de rescate impuesto por la UE y el FMI. El descenso del Ibex 35 fue del 0,80%, hasta los 10.667 puntos, en una sesión en la que apenas impactó la subasta de deuda pública.

El Tesoro colocó 3.354 millones de euros en bonos a cinco años a un tipo de interés del 4,5%, ligeramente superior al de la anterior subasta de similares características celebrada en marzo. "El Tesoro lo está haciendo muy bien adelantando sus necesidades de financiación. La subasta de ayer sirvió para cubrir los vencimientos de octubre", explica Ignacio Cantos, de Atlas Capital. Aún así, tras la subasta subió la presión de bono español en el mercado secundario, que volvió a superar los 202 puntos básicos.

Noticias Relacionadas