Jueves, 5 de Mayo de 2011

Regular las clases privadas haría aflorar 125.000 empleos

Un estudio revela que la regularización de las clases particulares haría aflorar 125.000 puestos de trabajo

PAU CORTÉS ·05/05/2011 - 08:00h

Muchos alumnos reciben clases particulares. Thinkstock

La regularización de las clases particulares haría aflorar 125.000 puestos de trabajo y reduciría la tasa de fracaso escolar, que es muy superior en España a la media europea. Esas son las conclusiones de un estudio elaborado por Educa-system, una empresa que ofrece este servicio de refuerzo escolar a domicilio, a partir del análisis de más de 300.000 horas de clases particulares.

La investigación de la empresa, que da clases a unos 2.000 alumnos de toda España, también concluye que gracias a la regularización de los maestros particulares, que suponen el 22% del mercado sumergido, el Estado ingresaría 1.800 millones de euros.

De este proceso también se beneficiaría el sistema educativo, siempre según este estudio. Así, esta medida ayudaría a reducir la tasa de fracaso escolar, que se sitúa en el 30,8%, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, si bien en algunas comunidades este porcentaje se eleva hasta el 38%. Y por último, ayudaría a combatir la tasa de paro, pues los jóvenes desempleados son quienes más ejercen de profesores en estas clases.

El fundador y director de Educa-system, Sebastián Trivière-Casanovas, explicó ayer, durante la presentación del informe, que para proceder a esta regularización se podría llevar a cabo una reforma similar a la que se hizo en Francia.

El precedente francés

El año 2005, Francia aprobó la Ley Borloo, que establece que el Estado pague el 50% del sueldo al profesor particular o a cualquier trabajador con un servicio de asistencia a la persona. Esta medida sirve para compensar la subida de precio de las clases que acarrea la regularización. Según la empresa, la parte del sueldo que la Administración entrega al profesor no supone un gasto extra, pues se integra dentro del subsidio de desempleo.

Francia no es el único país que ha implantado esta medida. Suecia y Bélgica también lo han hecho e Italia lo ha probado en Sicilia y pronto lo hará en todo el país.