Miércoles, 16 de Enero de 2008

La distribución de las aves se desplazará 550 kilómetros al norte

Las aves endémicas de la Península Ibérica podrían dejar de serlo a lo largo de este siglo debido al cambio climático

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·16/01/2008 - 08:02h

Las aves endémicas de la Península Ibérica podrían dejar de serlo a lo largo de este siglo. La futura distribución potencial de una especie de ave europea típica se trasladará un promedio de 550 kilómetros al noreste hacia finales de este siglo. La explicación, una vez más, recae en el calentamiento del clima.

Ésta es una de las conclusiones del Atlas Climático de las Aves Reproductoras de Europa, presentado ayer por la Sociedad Española de Ornitología. Se prevé que para finales del siglo XXI haya una reducción media del 20% de las aves europeas. El Atlas, elaborado por las Universidades de Cambridge y Durham, pronostica que el riesgo de extinción es elevado para aves que sólo habitan en Europa o que tienen pequeñas poblaciones.

Estas previsiones se han calculado con simulaciones climáticas (calor en verano, frío en invierno y disponibilidad de agua) y datos de campo. Entre las aves más amenazadas, aparecen las especies árticas y subárticas, junto a especies ibéricas, como águila imperial ibérica, avutarda, cigüeña negra, milano real, alimoche, buitre negro, colirrojo real y alcaudón real meridional.

Se calcula que 13 especies desaparecerán en España, 23 empeorarán y 75 reducirán de forma considerable su distribución. Además del cambio climático, a las aves les afectan la disponibilidad de hábitat y la presión humana. La mitad de las aves europeas se encuentra ya en un estado de conservación desfavorable, por lo que son necesarias estrategias de conservación.

Noticias Relacionadas