Jueves, 5 de Mayo de 2011

El PP hará del paro el eje de la campaña electoral

Rajoy dice que con su partido "jamás" habrá las cifras de desempleo actuales

 

YOLANDA GONZÁLEZ ·05/05/2011 - 08:00h

El líder del PP, Mariano Rajoy, junto a María Dolores de Cospedal, ayer, en Guadalajara. efe

El líder del PP, Mariano Rajoy, escogió ayer Guadalajara como destino antes del inicio de la campaña electoral que arrancará esta medianoche. Convencidos de que en esta ocasión Castilla-La Mancha sí se puede ganar, los conservadores, y personalmente su presidente nacional, llevan más de un año volcados en esta comunidad en la que María Dolores de Cospedal es cabeza de cartel. Ayer, como viene siendo habitual en los últimos actos políticos de Rajoy volvió a tocar hablar de empleo. Y de economía. Como ocurrirá en los próximos 15 días.

"Empleo, más empleo y economía. Sin despistarnos". Así resume un destacado dirigente conservador el que será el eje de todas las intervenciones que su jefe de filas realizará hasta el 22-M. Como en la de ayer, en la que Rajoy sostuvo que "nunca ha estado tan justificado en la historia de España" que se realicen actos sobre empleo.

"Empleo, más empleo y economía. Sin despistarnos", dice el líder del PP

En la madrileña calle de Génova están convencidos de que el PP, el partido mejor ubicado para gobernar según todas las encuestas, no puede permitirse el lujo de entrar a debatir sobre otros asuntos que, a su juicio, "no interesan a los ciudadanos". Es por ello por lo que Rajoy evitó ayer cualquier mención a la situación de Bildu. Así se decidió en la reunión del Comité de Dirección que había tenido lugar en la sede del partido poco antes de que el jefe de los conservadores se trasladara hasta la Plaza de Santo Domingo de Guadalajara.

"Devolver la ilusión"

Con un discurso plagado de menciones al "compromiso" del PP de "devolver la ilusión a los españoles", el presidente del principal partido de la oposición garantizó que con su formación no se volverá "jamás a hablar de unas cifras [de paro] tan impropias de un país como España". Para Rajoy, el desempleo no es el resultado de "una maldición bíblica", sino de la mala gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los conservadores ven al Gobierno "desfondado" y "en caída libre"

En el ambiente se respiraba cierto tono de reproche al presidente del Gobierno, que un día antes en el Senado había denunciado que José María Aznar (PP) tuvo un millón de parados sin cobertura.

Una vez más, Rajoy recurrió al que se ha convertido en el hit del PP de los últimos meses: el de recordar cómo crearon empleo en sus años al frente del Ejecutivo. Así, sostuvo que cuando llegaron al Gobierno central en 1996, la tasa de paro estaba en el 23%, que se redujo hasta el 10%, y que siete años después el porcentaje vuelve a ser del 21,3%.

Utilizando estos datos como aval, el presidente del principal partido de la oposición vendió a su partido como la única opción para devolver "la ilusión" a los ciudadanos frente a un Gobierno "desfondado y en caída libre". E hizo una llamada a todos los españoles a sumarse a una gran "tarea de recuperación nacional".

Elogios para Cospedal

También tocó avalar a su candidata por Castilla-La Mancha, "el mejor activo del PP". "Una mujer competente, trabajadora, apasionada por su tierra, seria con sus compromisos, sensible con los que sufren y preocupada por los problemas de los castellano-manchegos", dijo de Cospedal ante un auditorio que ocupaba la mitad de la plaza de Santo Domingo.

Ella había tomado la palabra antes. En un discurso prácticamente calcado al de Rajoy, Cospedal sostuvo que los datos del paro serían peores de no haber sido por la Semana Santa. Y aseguró que "los ciudadanos no quieren historias para no dormir ni las promesas a las que están acostumbrados por parte de Zapatero y [José María] Barreda", sino una "alternativa" que encarna el PP. Su gran promesa fue la de ser austera.