Martes, 15 de Enero de 2008

"Zanahorias" recurre a Brecht y Monty Python para analizar el circo mediático

EFE ·15/01/2008 - 14:51h

EFE - Los actores Antonio Zancada y Carmen Ruiz, de la compañía de teatro Equilicuá, durante el pase gráfico de "Zanahorias".

Una joven compañía como Equilicuá analiza el circo mediático actual y recurre a la trasgresión de Bertolt Brecht, al humor de Monty Python y al absurdo de Ionesco para desarrollar una trama que recuerda a "Las amistades peligrosas" en el montaje "Zanahorias", que regresa a Madrid tras llegar a Broadway.

Ambientada en el siglo XVIII en el imaginario reino de Puritania inspirado en la Francia pre-revolucionaria, "Zanahorias", que llega mañana al Teatro Fernán-Gómez -Centro Cultural de la Villa-, desprende "humor ácido a partir de cinco personajes egoístas y superficiales", inspirados en la imagen que los medios de comunicación ofrecen de "celebridades" como Ana Obregón o Victoria Beckham, apuntaron hoy ante los medios los responsables de esta obra.

En "Zanahorias" Madame del Sagrado Corazón, dueña del burdel Le Paradis y conocedora de todos los secretos del lugar, decide levantar todas las máscaras de Puritania y jugar con las convenciones sociales.

Para ello obliga a dos damas de alta alcurnia, la condesa de ¡Eh! y la marquesa de ¡Ahhhh! a retarse en duelo definitivo en esta comedia protagonizada por Natalia Hernández, Eva Higuera, Carmen Ruiz, Carles Moreu y el autor de texto, Antonio Zancada.

"Es una parábola pedante de la depravación como máximo baluarte del prestigio social", tal y como reza el título de este montaje, que combina "sin pudor alguno" varias corrientes teatrales para "refrescar la cartelera madrileña", ha explicado hoy su director de escena José Bornás, quien pretende "dar orden sin traicionar al original" a este texto estrenado en 2001 en la sala Triángulo de Madrid.

Uno de los miembros de la compañía, Francisco Reyes, decidió llevarse el libreto y la producción de "Zanahorías" a Nueva York con actores de la ciudad. Allí logró estrenar en pleno corazón de Broadway, en un teatro de la calle 42, y lograr varios premios teatrales que han abierto las puertas de esta comedia al resto de Latinoamérica.

El montaje que se gestó en un café-teatro de Logroño regresa ahora a Madrid como una propuesta "que se ha ido refinando con el tiempo -dice su autor-, pero que conserva la misma esencia que le llevó al éxito".