Jueves, 5 de Mayo de 2011

"El equipo me busca en los tiros decisivos y eso me gusta"

Sergio Llull. Escolta del Real Madrid. Mañana se estrena en la Final a Cuatro frente a Maccabi

GERMÁN ARANDA ·05/05/2011 - 00:00h

Llull, en la cancha del Valle de las Cañas. ángel navarrete

Lleva el 23 porque idolatra a Jordan. No todos se atreven a lucir ese dorsal, sacralizado en el baloncesto. Pero a Llull no le asustan los retos en mayúsculas, por eso se sueña anotando la canasta decisiva que devuelva al Madrid a la gloria europea.

Llegado el último segundo de las semifinales, el tiro decisivo es para usted, ¿no?

Seguramente. Me gusta tomar ese tipo de decisiones y los compañeros y el entrenador tienen confianza en mí, así que intentan que en jugadas decisivas yo tenga el balón. Me gusta esa responsabilidad.

¿En qué estado llegaa la Final a Cuatro?

La lesión que sufrí hace unas semanas ha mejorado mucho y, aunque sin prisa, se ha curado antes de lo previsto. Llego mejor de lo que esperaba.

Ya le hacía falta a este equipo un estímulo como estar en esta Final a Cuatro.

Sí, es un objetivo que nos marcamos a principio de temporada y estamos contentos. Eran demasiados años para un equipo como el Madrid, pero intentamos también evadirnos de estos números.

El vestuario ahora está mucho más unido. ¿Cierto?

Cuando las cosas van bien es fácil que haya buen rollo. Pero en los momentos complicados, que los ha habido, es cuando realmente nos hemos puesto a prueba, nos hemos acercado unos a otros y hemos demostrado nuestra complicidad. El mejor ejemplo es Vidal. Es el primero en llegar al entrenamiento y el último en irse. Se levanta con cada canasta, y eso que tendría que estar puteado porque no juega ni tiene protagonismo. Es el mejor ejemplo de profesionalidad y de buen rollo.

"El reconocimiento individual es secundario: uno solo no gana títulos"

Cuando el Madrid llegó a su última Final a Cuatro, usted tenía 8 años.

Sí, estaría por Menorca correteando, no me acuerdo ni siquiera si la vi. La cuestión es que merecíamos volver.

Usted se ha convertido en una de las estrellas de este Madrid. Si triunfa en esta Euroliga, su nombre empezará a sonar al lado de los grandes de Europa.

Yo vine al Madrid a ganar títulos. Está claro que ser protagonista es importante, pero el reconocimiento individual es algo secundario. Un jugador solo no gana títulos.

La afición parece tenerle entre sus preferidos.

Lo cierto es que nunca doy un partido por perdido, no me gusta perder ni jugando al ajedrez con mi hermano. Será por la humildad que me han inculcado mis padres, es todo gracias a ellos. Por eso he aprendido que lo menos que puedes hacer cuando te puedes ganar la vida jugando a baloncesto es dejarte la piel y jugar al 100%. Eso es lo que le gusta a la afición, que uno se lance al suelo y no dé por perdido ningún balón.

"Vidal es todo un ejemplo. Y debería estar puteado porque no juega"

Prigioni pone la pausa donde usted pone las revoluciones. ¿Se consideran jugadores complementarios?

Sí, tenemos dos estilos diferentes y cuando jugamos juntos nos entendemos bien, nos combinamos. Nos buscamos el uno al otro. Me gusta jugar con él, sabe mucho. Y también fuera de la pista. Cuando hablas con él te vas a casa sabiendo algo más, te transmite una paciencia a veces necesaria.

Si ganan la Euroliga, ¿empezará a pensaren la NBA?

De momento, vamos a ver qué pasa. Es un tema que tengo un poco aparcado, aunque fui drafteado por Houston. Mi primer deseo es ganar muchos títulos aquí.