Jueves, 5 de Mayo de 2011

Ciencia acelera el relevo de Barbacid tras sus protestas

Críticas en el CNIO a las declaraciones de su director

 

MANUEL ANSEDE ·05/05/2011 - 08:00h

Mariano Barbacid.

El Ministerio de Ciencia quiere actuar contra uno de los científicos españoles más prestigiosos y polémicos, Mariano Barbacid, después de que el martes acusara al Gobierno de no financiar una posible vía para el desarrollo de nuevos tratamientos contra un tipo de cáncer de pulmón. En una auténtica bofetada al bioquímico, director en funciones del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Ministerio anunció ayer, miércoles, en un comunicado, el segundo en dos días, que considera "contraria a toda ética científica la generación de falsas expectativas" en la lucha contra el cáncer.

El departamento de Cristina Garmendia cree que Barbacid ha ido "más allá de los límites de la deontología profesional" y que sus declaraciones "revisten la suficiente gravedad" como para que se examinen en la próxima reunión del Patronato que gobierna el CNIO, posiblemente en mayo. Según fuentes del Ministerio, la intención es reprobar la actuación de Barbacid y anunciar su sustituto. El actual director informó de su marcha en septiembre de 2009, pero ha seguido en el cargo a la espera de un relevo adecuado. Ahora se maneja una terna de nombres, uno de España y dos extranjeros.

Barbacid ha querido emprender una aventura empresarial para sintetizar ese posible fármaco que hoy no existe, basándose en experimentos con ratones modificados genéticamente para imitar tumores humanos. El científico asegura que tiene socios empresariales apalabrados desde noviembre de 2010, pero está empeñado en constituir una Agrupación de Interés Económico, algo ilegal según la Abogacía del Estado, ya que lo prohíbe la Ley de Fundaciones. El CSIC sí podría, pero el CNIO no, porque se rige como una fundación pública.

Esta figura jurídica permitiría a los socios empresariales de Barbacid conseguir exenciones fiscales de hasta el 70% de su aportación en el impuesto de sociedades, según fuentes del Instituto de Salud Carlos III, del que depende el CNIO. Las mismas fuentes aseguran que "ninguna industria farmacéutica se ha interesado en entrar en este negocio" con Barbacid y hablan de "manipulación".

Otro de los pesos pesados del CNIO, el biólogo Alfonso Valencia, se muestra "muy sorprendido por el tono y el momento" de las declaraciones de Barbacid. "Ni yo ni mis colegas nos quejamos en absoluto de la financiación del Ministerio, en el contexto de lo que hay hoy en España", explica Valencia, que asegura que los científicos que trabajan en el CNIO están "preocupados por cómo se van a pagar los créditos" que adquirió Barbacid.

El Ministerio financió con 44 millones de euros el programa de terapias experimentales del centro, como pidió su director, que pensaba generar ingresos en pocos años. No lo logró. "El dinero nos lo descontarán de la asignación desde 2012", se lamenta Valencia.

Noticias Relacionadas