Jueves, 5 de Mayo de 2011

Una estratagema legal para no pagar por la dependencia

Política social. La Comunidad de Madrid recurre al boletín oficial para cerrar miles de solicitudes de ayudas a la dependencia

VANESSA PI ·05/05/2011 - 08:00h

Muchas familias se enteran demasiado tarde del rechazo de sus solicitudes. m. g. castro

La Comunidad de Madrid ha informado, a través de su boletín oficial (BOCM), a más de 3.000 familiares de personas dependientes del cierre de sus expedientes de solicitud de ayuda. Se trata de casos de personas que solicitaron una prestación por la Ley de Dependencia y que fallecieron antes de recibir una ayuda. Comunicarles el cierre de sus expedientes por esta vía es legal, pero de esta forma, la mayoría de las familias no se llegan a enterar de la decisión o cuando lo hacen ya es demasiado tarde. Se quedan sin la posibilidad de recurrirla y cobrar así la retroactividad que marca la ley. Y es que el BOCM no es una publicación de lectura habitual entre la ciudadanía.

En el boletín del pasado 13 de enero la Consejería de Familia y Asuntos Sociales justifica haber escogido esa vía para informar a las familias "al no haberse podido notificar a las mismas por causas no imputables a la Administración". Según fuentes de la Consejería, una vez agotadas todas las vías teléfono, carta e incluso burofax, se ha optado por este procedimiento "habitual", que viene recogido en la Ley de Procedimiento Administrativo.

CCOO acusa a la Comunidad de generar «confusión y oscurantismo»

Es cierto que la Consejería también ha utilizado el BOCM en posteriores ocasiones para notificar a las familias con las que no ha podido contactar la ayuda que se les ha concedido o el reconocimiento de la situación de dependencia, pero las cifras hablan por sí solas. En cada uno de estos casos donde la Comunidad comunica un futuro pago, el número de familias ronda las 300.

Para CCOO, el elevado volumen de familias con dependientes ya fallecidos con las que no se ha podido contactar demuestra que la Comunidad está abusando de la fórmula del BOCM. No hay forma de demostrar que la Consejería haya depurado todas las vías de comunicación habituales. "Puede ocurrir, pero no en este volumen. Las personas dependientes no suelen cambiar de casa y siempre se deja el número de contacto de los hijos o familiares más cercanos", denuncia la secretaria de Políticas Sociales de CCOO Madrid, Ana González. "Es una fórmula para generar confusión y oscurantismo", insiste.

Retraso en las ayudas

La Consejería asegura que no se pudo contactar con las familias

De la misma opinión es el abogado de la Plataforma por la Dependencia de Alcorcón, José Ausín. "El listado es tan gigantesco que cuesta entender que estén mal todos los datos de contacto; es una forma de ahorrarse los pagos atrasados", señala.

Además, Ausín destaca que en el listado de fallecidos hay personas que solicitaron la ayuda en 2007. "Eso demuestra el retraso con que se dan las ayudas", insiste Ausín. En la Consejería aseguran que en el listado también hay personas que han muerto pero que ya recibían las ayudas. Ausín recuerda que, cuando una persona fallece, es su familia quien comunica su muerte a la Administración para que la den de baja de las ayudas y pagas que recibía. No a la inversa.