Jueves, 5 de Mayo de 2011

Un ejército al servicio del mal

Mourinho, Guardiola, Cristiano, Messi... Los nombres de los protagonistas, en entredicho

JOSÉ MIGUÉLEZ ·05/05/2011 - 08:00h

POR - Karanka, el martes, en el Camp Nou. zueras

MOURINHO

El ideólogo

Principal responsable de la temperatura a la que se han vivido los cuatro partidos. Provocó un plante de la prensa al saltarse la conferencia previa a la Liga, se lució en la Copa y, llegado el combate europeo, se desató: fue expulsado, incendió las ruedas de prensa, desafió a la UEFA, menospreció al rival, se escondió en un hotel y se despidió del maratón gesticulando como si hubiera sido robado. Al tiempo, el portugués ha sido el único fiel a su forma de actuar. Se ha reafirmado a sí mismo, no se ha traicionado. No ha mejorado su reputación como técnico (por plan futbolístico, más bien ha salido zarandeado), pero ha salido fortalecido ante su hinchada. Capacidad portentosa para llevar el foco a su terreno y arrastrar consigo a todos.

GUARDIOLA

'Central lechera'

Habituado a despejar las preguntas sobre el Madrid con elogios, sorprendió tras la Copa al hablar de arbitrajes y malas artes del rival con el césped. Contestó directamente a Mou y atacó a cierta prensa madrileña a la que denominó Central lechera'. Cruyff, su gurú, le llamó la atención. En el plano futbolístico, se vio al peor Barça de su etapa.

CRISTIANO

Castigo

Se atrevió a cuestionar los rácanos planteamientos de Mou y este lo dejó fuera de la lista. No brilló en lo futbolístico y se puso al frente de las protestas: "La próxima vez que le den directamente la copa al Barça".

MESSI

Balonazo sucio

Fue el más elogiado por juego, sobre todo tras su segundo gol del miércoles en el Bernabeú, pero dejó el peor pasaje que se recuerda de su carrera: un balozano contra la grada en el duelo liguero. Aún no se ha disculpado. En su nombre lo tuvo que hacer Guardiola.

VALDANO

El antagonista

Mourinho le señaló públicamente como su principal enemigo dentro de la casa y hasta le apartó de su campo de maniobra. Pese a la afrenta y a sus propios principios, Jorge Valdano ha sido el mejor aliado institucional del técnico para propagar sus teorías conspiratorias. El discurso del director general ha entrado en contradicción con su habitual talante (su principal patrimonio). Antagonista en las formas y en el fondo de Mourinho, ha acabado sometido a las órdenes marcadas por el luso.

ALVES

Simulador

La expulsión de Pepe en la ida de la Liga de Campeones le señala. El central reconvertido a mediocentro le entró con la plancha por delante, pero el brasileño simuló que le había alcanzado y hecho mucho daño. Su teatralidad, eso sí, no es nueva.

KARANKA

La voz de su amo

Aceptó con ilusión la oferta de Mou de formar parte de su cuerpo técnico. Lo vio como una oportunidad. A la hora de la verdad, no ha tenido que ejercer funciones de segundo entrenador sino de altavoz de Mourinho cuando este no ha querido intervenir. Ha roto su conciliador discurso habitual para llevar incluso más lejos que el propio Mou los mensajes incendiarios. No ha sonado convincente.

BUSQUETS

Insultos feos

El protegido de Del Bosque en la selección es uno de los futbolistas del Barça que más han escocido en el ambiente madridista. En el medio de casi todas las refriegas y habitual también de las escenas cuentistas. Marcelo le acusa de haberle llamado "mono".

CASILLAS

La mano al rostro

Como portero paralotodo se ha reafirmado. Responsable directo de que su equipo acabara tan de pie, pero contaminante como capitán. Sus gestos forzados hacia las cámaras para que el mundo (o tal vez Mourinho desde el hotel), y no el árbitro, viera sus quejas, y sus declaraciones posteriores hablando literalmente de robo le desacreditan.

ROSELL

Pidió perdón

Habituado a permanecer en segunda fila desde su acceso al cargo, el clásico le ha empujado hacia su primer desliz. Un pronóstico bravucón ("5-0, para no perder la costumbre"), que le hizo llevarse un tirón de orejas de Guardiola y por lo que tuvo que pedir perdón.

DI STÉFANO

Marcha atrás

Se animó a cuestionar los planteamientos futbolísticos de Mou y fue corneado. En su siguiente intervención, se convirtió en un defensor a ultranza de Mou en todo.

FLORENTINO PÉREZ

Cómplice

No se pronuncia. Pero su silencio y su dejar hacer (ha puesto el club a los pies de Mou) le convierten en cómplice de la imagen dañada.

Noticias Relacionadas